viernes, 23 de mayo de 2008

Los árabes, más allá del comercio

Por: Cesar Arismendi Morales

En el Departamento de La Guajira, Maicao cuenta con 115 mil habitantes, el 16.5% de La Guajira, representativos de diferentes étnias y culturas. Los afro guajiros, los indígenas wayuu, los mestizos, los costeños, los nacionales del interior del país y los árabes descendientes, hacen parte del cuadro local conformado por pueblos y grupos humanos que han venido construyendo identidad, tradición, ciudad y nación en la frontera nororiental con Venezuela.

Desde hace más de cuarenta años, los árabes han tenido presencia en nuestro territorio a través del comercio, 3.522 personas participan al interior de nuestra sociedad regional. En su tercera generación, el 90% se reconocen guajiros y nacionales colombianos, con la única diferencia de que reivindican su origen árabe (en su mayoría del Líbano) aspirando a ser distinguidos dentro de la pluralidad del pensamiento y el libre desarrollo de la personalidad a través de las prácticas culturales que los identifican como pueblo.

Desde ellos, no ha sido fácil su aceptación cultural y en los procesos de convivencia le han puesto condiciones y han sido estigmatizados. Han estado en la mira y sus movimientos son observados por los organismos de inteligencia nacional e internacional que combaten el terrorismo y lavado de activos. Eso lo saben y reconocen. Al contrario de lo afirmado por la Revista Cambio de la semana del 6 al 12 de marzo del año 2006 en su artículo “Maicao en la mira”, los árabes son respetuosos, amantes de la paz, integrados y solidarios con el resto de la población y con el lugar en donde viven. Esta comunidad condenó públicamente los hechos del 11 de septiembre de 2001. Adicionalmente, ha evidenciado su contradicción frente las actividades de cualquier grupo terrorista nacional e internacional, entre ellos, Hamas y Al - Qaeda, que practican la violencia a través de una guerra santa, que por supuesto no desarrollan ni comparten.

En Maicao el comercio ha decaído profundamente y los árabes siguen allí, no hay desbandada. Siguen al lado de su cementerio, de sus muertos. Como testimonio de sentirse cómodos en la ciudad, en el proceso de convivencia han construido y desarrollado el Colegio Colombo Árabe y la Mezquita Omar Ibn Al Khattab, constituyéndose en la mejor demostración del grado de integración y contribución de este grupo poblacional al desarrollo local y regional.

Esta mezquita es la mas importante para la comunidad Colombo Árabe – Islámica existente en el país. En nuestra localidad de Maicao es considerada como un patrimonio cultural, que todos estamos obligados a proteger y defender independientemente de nuestro credo religioso. Como templo hace parte de la historia y cultura local, convirtiéndose en un atractivo espiritual y etnoturístico que podemos brindarle al resto de la nación, que desearían conocer las razones que tuvieron los árabes para asentarse y quedarse en La Guajira mas allá de las simples o complejas relaciones comerciales de un territorio de frontera.

Analytic