miércoles, 22 de febrero de 2017

MAICAERO TITULAR EN LA COPA DE CHIPRE.

Yair Castro, presente en el  empate  del Doxa, su club contra el Nicosia,  compromiso válido por los octavos de final de la copa chipriota,  en el atardecer del  miércoles 22 de febrero.

Por Ernesto Rutto. 

El encuentro inicio desde las 9:00 de la mañana hora colombiana, 5:00 de la tarde en Chipre.  El equipo visitante desde el inicio impuso condiciones atacando desde los primeros minutos, pero le faltó concretar  frente al pórtico.

Antes de acabar el primer tiempo Doxa se va arriba en el marcador, en el minuto 45,  por intermedio de Wilson Kenedy, en un descuido por la banda derecha del cuadro local que Kenedy aprovecha para mandar la pelota al fondo de la red.

A los 57 del segundo tiempo Pachipis pone el 1-1 final. Los minutos restantes  fueron de ida y vuelta, antes de finalizar el partido el Guajiro tuvo una opción manifiesta de gol, en un regate  por la banda izquierda que impacta el esférico pero este se va desviado cerca del travesaño.





Nomina titular del DoxaKatopias Fc
Evagoras.
Paulinho.
Rudy.
Tiago Gomes.
Wilson Kenedy.
Edmar Lacerda.
Kyriakos Aretas.
Joao Leonardo.
Yair castro.
Henritse Eninful.
Herolo Goulon.


El próximo sábado juegan por liga y el miércoles el partido de vuelta por copa. 

lunes, 20 de febrero de 2017

La Guajira tiene representante en la lejana liga de Chipre.


Se trata de Yair Isaac Castro Rodríguez,  maicaero de 19 años jugador del Doxa Katokopias FC, de la liga  CYTA Championship, de Chipre.



Por Enesto Rutto.

Esta es una de esas historias de los deportistas guajiros que salen de su tierra sin aspavientos en busca de mejores horizontes en otras latitudes. Se trata de Yair Isaac Castro Rodríguez, hijo de Dadúber Castro, uno de los jugadores mas emblemáticos del Deportivo Maicao en sus inolvidables gestas de los años 80 cuando se constituyó en uno de los mejores equipos aficionados del país. 


El  joven guajiro  se inició en el deporte a la edad de 5 años en la escuela Fundación Bolivariana, bajo el mando del ya fallecido profesor Aturo Cuestas Rodríguez. 

A  la  edad de  15 años se va a Medellín para seguir su sueño de ser futbolista, con todas las ganas del mundo y pasando muchas necesidades llego al Palma Azul FC donde jugó dos años, de ahí pasó a las  juveniles del Deportes Tolima, en donde permaneció una temporada. 

Al dejar el equipo de Ibagué,  vio sus sueños truncados, pero gracias al preparador físico del club Hans Harker Bernal,  que siempre creyó en sus cualidades, es llamado a ser parte del proyecto Acemed, que consiste en recoger a los jugadores desechados por el Tolima.

En busca de oportunidades, se fue a prueba  al Club Das Aves de la segunda división de Portugal, allí  permaneció cerca de dos meses, pero vio con buenos ojos probar suerte en el club Novelda C.F. de la tercera división de España, en el cual no pudo jugar debido a problemas en la contratación por su condición de extranjero.

Al no solucionar sus inconvenientes en España, decide irse a Chipre, a una liga poco conocida de solo 14 equipos donde predomina el Club Apoel con 24 títulos, para jugar con el DoxaFc, un cuadro que poco a poco se ha ganado un espacio en el campeonato chipriota.

                                                        

He llegado a donde he llegado gracias a Dios, a toda la dedicación y esfuerzo que le he puesto y a la 
ayuda de mis familiares”  expresó Castro.

Luego de tres meses a prueba, Yair recibe  una oferta de contrato de 3 años,  la cual no dudó en aceptar. Actualmente juega de extremo derecho y  está disputando su segunda temporada en la que ha jugado 12 partidos y anotado un gol.

Castro Rodríguez, nacido el 10 de abril de 1997 en la ciudad de Maicao, es hijo de Mónica Rodríguez y Dadúber Castro,  histórico goleador de los años  80 del Deportivo Maicao. Tiene dos hermanas y  su abuelo es un humilde hombre que se gana la vida empujando su carrito de "raspaos" por las cálidas calles de la ciudad de la frontera. 

Yair castro espera consolidarse en la nómina titular y terminar de la mejor manera le temporada y para la próxima pasar a una liga más competitiva.  


jueves, 16 de febrero de 2017

Wilmer González Brito, una bendición para la sociedad


Escrito por: Alejandro Rutto Martínez





Primeros pasos

En la década de los noventa, un poco después de terminar sus estudios universitarios en los que obtuvo el título de Ingeniero Civil, Wilmer GonzálezBrito fue nombrado Secretario de Planeación en Uribia, su tierra natal. Preocupado  y sorprendido por los altos costos de los materiales empleados en las obras que se construían con recursos de municipios, emprendió personalmente el viaje a Maicao a través de una destartalada y polvorienta trocha que comunicaba al pueblo con la ciudad de la frontera, en donde estaban localizadas las ferreterías más importantes de la región.   

A su regreso a casa tenía dos cosas muy claras: la necesidad de ejercer mayor control a la contratación pública para evitar los sobrecostos y la prioridad de construir la carretera entre Uribia y Cuatro Vías para que sus paisanos pudieran viajar tranquilamente hacia el resto de La Guajira sin terminar con el cabello marrón o amarillo por los efectos del polvo.

Eficiencia en la administración pública

La vida le dio la oportunidad de cumplir con sus dos deseos. En adelante la plata de las obras públicas rendía más porque el joven secretario no se dejaba meter cuento de los contratistas veteranos. Con su firma sólo autorizaba  aquellos pagos que se ajustaban a los costos que él bien conocía gracias a sus propias investigaciones.

La carretera: un propósito cumplido

Su otro deseo pudo hacerlo realidad unos años después cuando el pueblo lo escogió como alcalde por elección popular. Construir la carretera se había convertido en una obsesión y para lograrlo tendría que superar duros obstáculos. En una ocasión un funcionario de alto nivel en Bogotá trató de desanimarlo al decirle “Usted cómo cree que va a conseguir esa carretera viniendo a mi oficina, así, sólo, si nadie lo ha podido conseguir antes”.

Pero el alcalde siguió guerreando de manera que unos meses después de iniciado su mandato ya se escuchaba el rugido de las máquinas y las voces de los ingenieros y de los obreros, quienes trabajaban sobre el terreno casi árido de la península para trazar la cinta de asfalto que le cambiaría la suerte a la capital indígena de La Guajira.

Con el dinero asignado y con los ahorros de costos, en los cuales Wilmer era experto desde sus tiempos de secretario, pudieron pavimentar un poco más de los kilómetros contratado inicialmente. Para una persona con otra jerarquía de valores esos ahorros se hubieran convertido en una ganancia personal, pero no así para un alcalde cuyo propósito era lograr que su pueblo saliera del aislamiento al que había estado sometido durante décadas.

La carretera lo catapultó en la pirámide de las preferencias ciudadanas en las que pasó a ser considerado como el mejor alcalde en la historia de la antigua capital de La Guajira.

De Uribia al Capitolio

No volvió a ser alcalde pero su imagen siempre estuvo fresca en el inconsciente colectivo y un día aceptó la propuesta de ser candidato a la Cámara de Representante como segundo renglón en la lista que encabezaba el ex diputado Eloy Segundo Hernández.   

La amplia votación obtenida en las alecciones de marzo del 2002 por el equipo de Eloy Segundo, Wilmer y otros reconocidos líderes los convirtió en una de las fuerzas políticas más importantes del nuevo siglo. Unos meses después de su posesión, el representante Eloy Segundo Hernández falleció y, en consecuencia, Wilmer González asumió como congresista titular y se convirtió en uno de los más férreos defensores de los intereses de La Guajira y en protector del estado Social de Derecho.

En el año 2006 encabeza la lista a la Cámara de Representantes por el partido Liberal y obtiene una victoria contundente, lo cual le permite permanecer en el Congreso de La República para proponer y aprobar las normas que consolidarían la Zona de Régimen Aduanero Especial de Uribia,  Manaure y Maicao y le permitiría al departamento la obtención de importantes recursos provenientes del Fondeg.

Su oficina se convirtió en un consulado de los funcionarios, alcaldes y líderes guajiros de paso por Bogotá en sus gestiones ante las entidades del Gobierno Central. Pero no era sólo la oficina, porque el parlamentario uribiero siempre tenía la mejor disposición para acompañar sus coterráneos en las citas con el presidente, los ministros y los directores de institutos descentralizados.

Terminada su labor de parlamentario regresó a desempeñarse en el sector privado y a estrechar los lazos con su familia, reconocida por su unidad y vocación de servicio frente a las más nobles causas sociales.

Hora de pensar en la profecía

Durante la época de su temporal retiro de la vida pública siempre hubo a su lado alguien que le recordara el anuncio que muchos años antes le hiciera una mujer poseedora del don de la profecía: “Usted va a ser Gobernador de La Guajira, no se le olvide, Gobernador de La Guajira.

En 2014 hubo elecciones atípicas para escoger a quien gobernaría el departamento durante 18 meses y Wilmer González se postuló como candidato, creyendo que era el tiempo de Dios para que se cumpliera lo anunciado, pero los resultados no se dieron en esa ocasión.

Todo en el tiempo de Dios

¿Qué había sucedido? ¿Se trataba de una falsa profecía o aún no había llegado el tiempo de Dios?
Wilmer, que ya era miembro de la iglesia Evangélica Misión Familiar Cristiana, invitó a su esposa Laura a una consejería con los pastores Luis Mejía y Evelin Zapata, quienes fueron enfáticos al decirle: “Dios cumple Su Palabra, pero la cumple en el tiempo de Dios”.

En el año 2016 hubo de nuevo elecciones atípicas y Wilmer González escuchó nuevamente la voz de aquella dama que aún retumbaba en su consciencia y en su Espíritu. Por eso consultó de nuevo a los pastores, quienes lo animaron a inscribirse nuevamente como candidato pero le hicieron una firme advertencia:   “Hermano Wilmer, haga la campaña de acuerdo con la estrategia de Dios y no al estilo del hombre”.

Una campaña particular y austera

En obediencia a esta orden la campaña fue muy particular. El ritmo y el método del candidato llevaron a los asesores a preocuparse porque no se estaba cumpliendo con el libreto fijado: No se hacían mayores esfuerzos para recaudar fondos, no se le daban esperanzas falsas a la gente,  no se programaban reuniones con algunos miembros de la clase política, no se ofrecían puestos ni contratos ni ayudas económicas.

En algunas ocasiones el candidato llegó al colmo de cancelar las reuniones que su equipo le había programado y sólo daba una extraña razón para ello: “El espíritu no me dice que yo vaya a esa reunión”

Así las cosas en los comandos del Nuevo Tiempo para La Guajira hubo una frase que se puso de moda: “Sólo un milagro permitirá que ganemos las elecciones”

Y el milagro ocurrió el 6 de noviembre.  Wilmer González obtuvo nueve mil votos de ventaja sobre el candidato con la segunda votación y se convirtió en el nuevo Gobernador de los guajiros.

Un Gobernador diferente para un Nuevo Tiempo

Cinco días después de las elecciones la plaza de su tierra natal fue ocupada por miles de Guajiros que llegaron desde los más remotos pueblos y rancherías para asistir a la posesión de un mandatario que había devuelto la credibilidad y las esperanzas a su tierra.
Desde esa misma noche comenzó a gobernar y a recuperar la institucionalidad en maratónicas jornadas de trabajo que normalmente se inician a las cinco de la mañana y se extienden hasta la una de la madrugada.

Durante este tiempo, siempre con una sonrisa fresca y una mirada fraterna, el Gobernador atiende a los comerciantes de Maicao, al alcalde de La Jagua, a los estudiantes de la Universidad, a los presidentes de las multinacionales, a las autoridades tradicionales, a los jugadores del equipo de rugby, al obispo de Riohacha y a todo el que necesite hablar con él. 
Gobierna desde su despacho en el Palacio de la Marina y nunca se le ha visto escondido de la gente en reuniones secretas por allá en las fincas de las afueras de la ciudad o en las oficinas prestadas de los amigos.

En tan sólo 97 días de administración Wilmer González hizo importantes giros a la Universidad de La Guajira, recuperó la institucionalidad, recompuso las relaciones con la Asamblea Departamental en donde se le han aprobado 9 importantes proyectos de ordenanza, visitó ministerios, reclamó más recursos para La Guajira, estructuró el Plan de Desarrollo y, lo más importante, recuperó la confianza de la Gente.

Por todo lo que ha ocurrido y por lo que La Guajira sabe que puede esperar de su Gobernador, por su amor a los más necesitados y por su seriedad, se puede afirmar con seguridad y confianza que Wilmer González es una bendición para la sociedad.



viernes, 13 de enero de 2017

Maicaero le dice adiós al fútbol.

Todos los años a final de temporada muchos los futbolistas se retiran de las canchas, la mayoría por estado físico, las piernas no les responder para jugar a gran nivel, al fin y al cabo los años no pasan solos; otros por lesiones y también están los que lo hacen por falta de oportunidades.

Esta temporada anunció su retiro Juan Carlos Henao de 40 años, quien fuera campeón de América en 2004 con Once Caldas; el veterano  Andrea Pirlo, campeón del mu
ndo es otro que colgara el uniforme al final de esta temporada.

Jissas Pallares, joven talentoso y atlético  lateral izquierdo  del real Maicao Sub 17, quien disputo el torneo nacional  sub 17 el  año inmediatamente anterior, con la escuadra fronteriza quedando eliminados en segunda ronda por Sabana Larga del Atlántico. Jissas jugó casi todos los partidos, mostrando siempre fuerza y rapidez cada fin de semana
.
Pallares colgara los guayos con tan sólo 16 años. Talento tiene y de sobra, ganas no le faltan, pero las oportunidades Quizás han faltado.  Como  muchos tuvo que decidir entre seguir su sueño de futbolista o continuar con la academia, con el pasar de los días y sin llegar las oportunidades,  se vio relegado a irse por la última.

El pasado 26 de diciembre se despidió ante los micrófonos de frontera estéreo, con frustración en su ser y desazón en el alma. Nunca olvidáramos sus grandes regates o cuando ganaba en el uno contra uno, siempre será recordado como el que dejaba todo en la cancha.


“Voy a Bogotá a estudiar medicina  en la universidad del Bosque, voy concentrado 100% en mis estudios, pero si se da la oportunidad vemos que hacemos con el fútbol”, concluyo Jissas. 

De los creadores de Celebralo Curramba, llega "Te esperaremos hasta el final.

"Que si viene, que ya no, que ya tomo el avión, que  llegó tarde al aeropuerto  y el vuelo lo dejo" era lo que se murmuraba entre los pasillos del Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz de Barranquilla . Los atlanticenses en el aeropuerto se lo quedaron  esperando  ansiosos y listos para la caravana, así como aquella vez que celebraron la estrella fugaz, que los coronaba como campeones de la octava liga, pero resulto que al final todo era falso. 

Mientras todo esto ocurría en la ciudad carnavalera, Teo publicaba en sus redes sociales un video donde aclaraba  que todo era falso y que seguía  siendo jugador rosarino, a la espera que todo se diera  para pasar a Junior. Con esto la ilusión de los seguidores rojiblancos creció  aún más, otros se relegaron.   “los Char son como los hombres parleros que ilusionan a la dama, la enamoran y al final salen con nada” es lo que se dice entre el  gentilicio  en  las calles de la capital del atlántico.

Mientras que los junioristas siguen esperando la llegado de su ídolo, el nuevo técnico de rosario central  dijo en sus declaraciones  ante la prensa argentina “El delantero colombiano arregló los problemas personales que tenía y seguirá en el equipo”, cerrando así las puertas para la llegado del mundialista al fútbol Colombiano.  


  Esta  novela aun no llega a su fin, continuara… ¿será que Teo volverá a su amada barranquilla? ¿Volverá a Teo a vestir de tiburón? ¿Disfrazaran los Char a Toloza de Teo? No se pierda el desenlace de esta su novela favorita, titulada “te esperaremos hasta el final”  







Por: Ernesto Rutto. 

Analytic