sábado, 21 de julio de 2018

"Echar un polvo"

En cada país, existe un prolijo repertorio de eufemismos y disfemismos para dar cuenta de la sexualidad.


escrito por: Abel medina sierra
Si un fenómeno semántico demuestra el poder que desencadenan las palabras son los tabúes lingüísticos y dentro de estos, los eufemismos. Existen palabras que se tornan “impronunciables” por la carga negativa, religiosa o supersticiosa que implican. También hay otras, que se evita pronunciarlas directamente por considerarlas obscenas, pecaminosas, desagradables, muy explícitas o de poco prestigio social en determinada comunidad lingüística. Este tipo de palabras entran en la categoría de tabúes morales.
Agradezco a mi amigo Pedro Rosado la inquietud por rastrear el origen de la expresión “echar un polvo” para referirse al acto sexual o coito, como es el nombre técnico y acepción de mayor prestigio según la Real Academia de la Lengua Española. Tan intrincada búsqueda me llevó a descubrir muchas sorpresas y no menos rubores.
Para iniciar, la expresión “echar un polvo”  que Diomedes Díaz tanto alude en la canción "El polvo", viene de la aristocracia  de comienzos del siglo pasado en España. Para entonces, era común que los caballeros portaran un recipiente de plata con rapé, una forma de tabaco pulverizado y aromatizado que se inhalaba. Era un acto de cortesía invitar a los amigos a “echar un polvo”, lo que solían hacer fuera de salones o en las alcobas de arriba para no molestar a las damas. Lo cierto es que esas escapadas a “echar un polvo”, también se prestaban para algunas “aventurillas” de alcoba con alguna dama, así que la excusa de “echar un polvo” comenzó, desde entonces, a asociarse con el coito.
La historia de la lengua castellana nos ofrece muchos casos en que expresiones “inocentes” terminaron aludiendo el acto, posturas u órganos sexuales. No olvidemos que existe un fenómeno semántico llamado envilecimiento según el cual, una palabra adquiere connotaciones negativas. Como las obscenidades no son socialmente aceptables, se buscan otras palabras que no hieran los oídos de las personas “decentes”, entre éstas los eufemismos que cumplen con la función retórica de “poner dulce” a agrias palabras: decir «miembro» en lugar de «pene» o «acostarse» en lugar de tener coito. También existen los disfemismos que resaltan los aspectos más grotescos o humorísticos de la palabra tabú, como cuando decimos “estoy con el semáforo” en lugar de decir “me ha llegado el periodo menstrual”.
En cada país, existe un prolijo repertorio de eufemismos y disfemismos para dar cuenta de la sexualidad. Un portal en Internet, ofrece la friolera de 235 voces o expresiones para referirse al coito que se usan en distintos países de habla hispana. Los hay desde las ya aceptadas por la Academia como “follar” que, originalmente fue soplar fuelle, luego pasó a soltar ventosidades hasta llegar a coito. Palabras inocentes como “coger”, “tirar”, “revolcarse”, “montar” o “joder”, que terminaron siendo secuestradas y puestas al servicio de la jerga sexual. También en estos países se han creado ingeniosas metáforas o imágenes populares para el coito: mojar el bizcocho, soplar la caña, meter el preso a la cárcel, abrir la almeja, bañar a nutria, limar el candado, regar la lechuga, hablar con el diputado, entre muchas. Se suman los verbos productos de la creación léxica como fifar, garchar, empomar, trincar, pirovar, toletear. Cerramos esta corta lista con expresiones onomatopéyicas que imitan las sonoridades del acto sexual: chiquichiqui, chas chas, tracatraca, ñikiniki, mete mete, trastras.
El origen de tanto eufemismo no solo surge de tantos prejuicios sociales y tabúes sobre el tema del sexo, en especial si se habla delante de menores de edad. Existen teorías que explican, que durante el acto sexual evitamos las formalidades (“vamos a tener coito”, por ejemplo), ya que las pulsiones sacan palabrotas espontáneas desde las zonas más primitivas, las que gestionan las emociones y el instinto. En el acto sexual, la formalidad verbal se convierte en cursilería y allí la metáfora emerge como redentora, pero a veces cargada de obscenidad. De igual manera, algunos estudios han descubierto que esas palabras tan directas se graban más en la memoria que otras que no son sexuales ni emocionales, y provocan un efecto físico excitante no solo en quien las oye, sino en quien las dice.
Tales eufemismos también dependen del ámbito en el que se dé la interacción. Un zoólogo, naturista o antropólogo llamaría al acto sexual entre todo animal como “apareamiento”, la ciencia y academia llama “cópula” o “coito” ese acto ente humanos, pero el ciudadano de a pie diría “acostarse” mientras en el lenguaje jurídico se llamaría «relaciones íntimas». No falta quien en su jerga hable de “joder”, “follar”, “tirarse a alguien”, “coger” o “culear”.
En resumen, aunque hoy somos más tolerantes frente a la expresión directa de realidades íntimas como el sexo, los mecanismos semánticos siguen siendo la vía de escape para nombrar lo innombrable y nuevas metáforas y eufemismos nos esperan para remplazar la escamosa y soslayada palabreja “coito”.

miércoles, 18 de julio de 2018

¿Repatriados?


Escrito por: Ignacio Escudero Fuentes*

Momentos críticos vive la patria por la masiva migración de venezolanos ante la crisis que viven en su país. La conducta antisocial de un significativo número de patriotas y la decisión de las autoridades administrativas de deportar a un buen número de ellos a su país de origen, no sería tan relevante como seguro ocurrirá con los maestros del fútbol, el argentino José Néstor Pekerman y el colombiano Juan Carlos Osorio, quienes seguramente serán, en el buen sentido de la palabra, “repatriados” a sus países de origen, a diferencia de los anteriores, para servir a su patria en lo que mejor saben hacer: estrategas de fútbol.

Todo hace prever que Sir Pekerman, a quien agradecemos y reconocemos sus logros deportivos con la Selección de futbol de mayores en los Mundiales de Brasil 2014, quinto puesto y Rusia 2018, contra su voluntad y la de millones de colombianos, tendrá que tomar la difícil y dura decisión de, continuar dirigiendo la cafetera o volver a la patria que lo parió, como entrenador de la albiceleste.

Eso mismo, seguramente ocurrirá con el risaraldenseJuan Carlos Osorio, quien ante la falta de oportunidad en su patria, se vio en la necesidad de migrar a México, buscando la gloria bajo ellema “nadie es profeta, en su tierra”. Y a fe que lo logró, a pesar de la resistencia de un sector representativo de la comunidad, ex futbolistas y periodistas.Con solo derrotar a los alemanes, que venían de ser campeones Mundiales de Brasil 2014, sirvió para que pasara del infierno a la gloria.

Así las cosas, considero respetando el disenso que el profe, por sus logros, debe seguir en la dirección técnica de la tricolor. Empero, también soy consciente que el mayor anhelo de un entrenador, al igual que futbolista, es representar a su país. O sea, que de ser cierto el ofrecimiento al profe Pekerman para dirigir la Selección de futbol de su país, que tanto pregonan los medios de comunicación, tengan la plena seguridad que sería una propuesta irresistible. La cafetera que daría acéfala y el camino expedito para dar la oportunidada un criollo, a mi juicio.

De ser así, tendría doble repatriación, de la buena-no venezolano-sino Pekerman a su Argentina donde al lado de sus seres queridos, con nietos abordos, al son de la melodía de Gardel, en el epilogo de su carrera y en uso de un buen retiro, seguro que disfrutaría mejor que la cumbia y el vallenato. Igual ocurriría con el profesor Juan CarlosOsorio, que preferiría, antes que la ranchera y el chili mexicano, el bambuco y la bandeja paisa.

Todo lo anteriormente dicho, no son más que cábalas como suele ocurrir con los partidos de futbol, donde cada quien es libre de dar su marcador.Pero solo cuando el árbitro sentencia la terminación del partido, sabremos quién es el ganador y el marcador.
Quedaría para la reflexión, si el retorno de Pekerman le daría la tranquilidad a la Selección con el mejor jugador del Mundo. El reto, la Copa América 2019, al próximo Mundial en Qatar 2022, al puesto de privilegio donde durante varias décadas se mantuvo, compitiéndolo a los mejores de América y del Viejo Continente.

En caso de un cuerpo técnico auténticamente colombiano para la Selección, no podemos descartar, el gran reto seria por lo menos clasificar y porque no superar los logros de Brasil 2014 y Rusia 2018.

Adendaúnica: También, en el sonajero está el argentino Ricardo Careca “el tigre”, aquel delantero que brilló en América de Cali a mediados de la década del ochenta. Conoce el futbol y futbolista colombiano.

Escribió:

IGNACIO RAFAEL ESCUDERO FUENTES
Ex futbolista de la Selección Juvenil de Futbol de Colombia, Chile 1974.*


domingo, 15 de julio de 2018

Francia ganó a Croacia la final más emotiva y es campeón del mundo


Escrito por: Alejandro Rutto Martínez

La selección de Francia se coronó por segunda vez campeona de un mundial de fútbol tras derrotar 4-2 a una aguerrida selección de Croacia en partido que tuvo lugar este 15 de julio en el estadio Olímpico de Luzhinkí, en donde cayó el telón del torneo de Rusia.

La selección de Croacia comenzó controlando a Francia en el medio de modo que a los azules se les complicó conectar en su juego a la trilogía Griezmann-Mbapé-Pogbá.  Sin embargo, a los 18 minutos en una jugada de pelota quieta, verdadera especialidad de los dirigidos por Didier Deschamps llegó el primer gol del partido tras un autogol de Mandzukic, quien intentó rechazar la pelota impulsada por Griezmann, pero sólo logró denviar la pelota a la red de su propia puerta.

Los croatas expusieron su acostumbrada garra y cinco minutos más tarde tuvieron una oportunidad clara para anotar, luego de una combinación entre Mandzukic e Iván Rakitic, quien finalmente envió la pelota cerca de la portería, pero no pudo concretar.

El equipo de cuadros rojos y blancos continuó presionando y a los 28 minutos logra empatar el partido por medio de Iván Perisic, quien captura el balón luego de varios remates y en un buen gesto técnico remata desde el borde del área hacia el palo de la mano izquierda del portero Hugo Lloris, quien no pudo evitar la caída de su valla pese al gran esfuerzo realizado.

A los 36 minutos Francia toma nuevamente la delantera en el marcador cuando el árbitro argentino Néstor Pitana, ayudado por el VAR, decreta una pena máxima como castigo a una mano en el área de Perisic. Griezmann  engañó al portero Croata y anotó el segundo gol para su equipo. Con este marcador finalizaron los primeros 45 minutos del juego.

En el segundo tiempo hubo 10 minutos de trámite, pero después Francia logra el dominio de las acciones y conectar al tridente Mbape-Griezmann-Pogbá.   Una jugada en la que participaron los tres termina con un excelente gol de Pogbá a los 13 minutos del juego, para señalar un 3-1 que comenzaba a sellar la conquista de un nuevo mundial después de 20 años.

El gol produjo un golpe anímico a Croacia que no lograba recuperarse mientras que Francia continuaba llegando con peligro.  A los 65 minutos Mbapé recibe un centro de Luis Hernández y desde la medialuna logró un remate que terminó enviando la pelota nuevamente al fondo de la red.
Francia continuaba atacando sin descanso y se presagiaban más goles para su cuenta, pero a los 68 minutos Mandzukic aprovechó un error increíble del portero Hugo Lloris para anotar el 42 y darle vida nuevamente a un partido que parecía liquidado. Los aficionados de todo el mundo recordaron la gesta de los balcánicos contra Inglaterra y pensaron en una nueva remontada, sobre todo cuando al minuto 77 Rakitic hizo un disparo peligroso que Salió ligeramente desviado.

En los últimos minutos los dos equipos se trenzaron en una lucha por anotar un nuevo gol, siendo Francia la selección que estuvo más cerca de lograrlo a través de Pogbá.

Después de terminado el tiempo reglamentario más los cinco minutos de adición el árbitro Pitana dio por terminado el partido, en el cual se dio un merecido triunfo para Francia, de lejos el mejor equipo del mundial de Rusia 2018.

Aspectos para destacar


Francia y Croacia protagonizaron el partido de finales con más goles de los últimos sesenta años: seis en total. La última vez que se habían marcado más de cinco goles en el último juego de la Copa Mundo fue en Suecia 58 cuando Brasil derrotó 5-2 a Suecia.

      Es uno de los pocos juegos finalistas en que se marcan 3 goles en el primer tiempo.

     Por primera vez se marca un autogol en juego de finales.  Mandzukic anotó en propia portería a los 18 minutos del primer tiempo.

       De los 23 jugadores convocados por Didier Deschamps 14 son de origen africano, dos de América Insular (Thomas Lemar, de Guadalupe y Raphaël Xavier Varane de Martinica) y un filipino (Alphonse Areola)

    Didier Deschamps es la tercera persona en coronarse campeón como jugador y como entrenador. Anteriormente la hazaña la habían protagonizado Mario “Lobo” Zagallo de Brasil y Franz Beckenbauer de Alemania.

         Kylian Mbappé fue elegido el mejor jugador joven del campeonato

        Luca Modric recibió el trofeo como balón de oro del mundial

        El inglés Hurry Kane se coronó como máximo goleador del mundial con seis tantos

        Thibaut Nicolas Marc Courtois, de Bélgica, fue elegido  el mejor portero del Mundial

sábado, 14 de julio de 2018

Maicaeros buscarán de local acercarse al líder en Torneo Nacional Sub-15 de la DIFUTBOL


El Torneo Nacional InterClub Sub15, organizado por la DIFUTBOL, es la competición juvenil más importante de la categoría del rentado nacional, donde compiten equipos de todo el país, incluso los profesionales en sus divisiones menores. En esta ocasión la Guajira es representada por Nilmar, de Maicao y Oro Negro FC, de Albania.

Los fronterizos jugarán este domingo desde las 3:30 de la tarde en la cancha Los Ídolos, del barrio
Colombia Libre, contra los lideres del grupo: Alianza Vallenata, de la capital del Cesar; el cual promete ser un partido bastante atractivo.





La campaña de los maicaeros,  es considerablemente buena, de 11 partidos han ganado 6, empatados 2 y perdidos tan solo 3, ubicándose en la 4 posición con 20 unidades, 8 menos que el líder y uno más que su inmediato perseguidor, Albania.
quienes son dirigidos por el profesor Nilson Martínez,

La invitación esta echa, este domingo 15 de julio en la cancha Los Ídolos del barrio Colombia Libre, desde las 3:30 de la tarde. Vamos todos a apoyar a los nuestros.

La veeduría integral

Escrito por: Alejandro Rutto Martínez

La honradez va ligada al respeto. Una persona honrada se respeta en  primer término a sí misma, a su familia, a su conciencia y a los valores que le hayan inculcado desde temprana edad. Esa educación, doméstica y hogareña, es irremplazable.    Indudablemente  está relacionada también con el respeto a las normas que rigen en la sociedad y a las autoridades que hacen cumplir esas normas. Una persona escrupulosa tendrá cuidado de no incurrir en contravenciones o faltas con las cuales viole alguna norma y se someta, por lo tanto, a las consecuencias derivadas de dicha transgresión.  

Sin embargo, el temor a la ley parece no ser suficiente. Algunos no solo no la temen sino que la burlan y se convierten en verdaderos expertos en desobedecerla.  “Hecha la ley hecha la trampa”, dicen algunos.   O, “hay que buscarle la comba al palo”, manifiestan otros.   La honradez verdadera no consiste únicamente en el respeto aparente a la norma sino en el acatamiento integral a la misma, en el entendido de que en algún momento tendremos que darle cuentas a la persona que nos mira desde el otro lado del espejo o a los niños que claman por recibir buenos ejemplos.
Esas son veedurías morales de gran peso para quienes tienen un fuerte sustento moral en su formación inicial. Pero también están, muy alertas por cierto, los órganos de control, legítimamente constituidos, la fuerza cada vez más poderosa de la opinión pública y el control social  ejercido por los medios de comunicación, así como otras formas de expresión ciudadana, cada una desde su propia tribuna.
Sin embargo, ninguna veeduría, ningún órgano de control, ningún ejercicio de la opinión pública se asemeja a la veeduría suprema e integral de Dios, ante la cual todos debemos comparecer cada día de nuestras vidas.
Dios practica un particular ejercicio de vigilancia cuya eficiencia está sustentada en la  omnisciencia de Él como ser supremo; en  su presencia en todo lugar y momento y en el poder ilimitado que tiene para perdonar y castigar.  La veeduría de Dios le permitió conocer el pecado del hombre en la antigüedad e imponer castigos severos como el diluvio universal o la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra, pero su infinita misericordia y amor a los seres humanos lo conllevó a ofrendar la vida de su Hijo como precio para alcanzar el perdón de la humanidad.
La veeduría de Dios está aquí y allá. Se produjo ayer y está presente hoy. Continuará por siempre y no terminará mañana ni nunca. No le podemos ocultar las pruebas, ni lo podremos engañar con falsos testimonios o con argumentos falaces. El Juez  de lo absoluto no necesita orden judicial para escuchar nuestras conversaciones. Tampoco tiene barreras para introducirse en nuestros pensamientos y viajar a las profundidades de nuestro corazón.  A donde vayamos nosotros irá Él, en el tiempo que vivamos estará Él y todo lo que hagamos o dejemos de hacer entrará inmediatamente en la esfera de su conocimiento.
El temor a Dios es suficiente. Y más grande que el temor a la ley de los hombres. Dios es justo, es bueno, es maravilloso y perdona nuestras faltas.  No hay nada oculto que no vaya a ser descubierto por Él. No hay plan perfecto para engañarlo ni hay manera de eludir su perfecta justicia.
El bálsamo que más alivia nuestras conciencias es la convicción de que no tenemos nada que ocultar a Dios ni a los hombres. Es una tranquilidad que no tiene precio.
Si el temor a Dios estuviere presente en nuestras vidas seremos honestos y honrados. Y podremos mirar a la cara a nuestros semejantes sin tener de qué avergonzarnos. Y podremos mirar sin remordimientos a la persona que nos ve desde el otro lado del espejo. Y podremos sonreírles con sinceridad a los niños y jóvenes que esperan de nosotros el buen ejemplo.

Analytic