jueves, 11 de septiembre de 2008

A PROPÓSITO DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001


Por: Pedro Delgado Moscarella

El 11 de septiembre de 2001 marcó en la memoria de la humanidad una imagen que difícilmente quiera ser recordada por nuestros sucesores en los siglos venideros. Cuando las Torres Gemelas, símbolo del poder económico, efigie del capitalismo empezaron a colapsar frente a la mirada impotente de millones de espectadores, la opinión mundial ya había dado su veredicto indiscutible sobre los responsables: el Islam.

A partir de allí las dudas se volcaron sobre los mil quinientos millones de musulmanes sobre el planeta. Cada uno de nosotros se convirtió en sospechoso, la mirada inquisidora del resto del mundo pretendía indagar hasta qué punto cabía nuestra responsabilidad. Indudablemente fue un evento desafortunado por los cientos de víctimas del World Trade Center, sus alrededores y los pasajeros de los aviones más los daños sicológicos que se generaron por dicho acontecimiento.
.
Sin embargo, a pesar del dolor que surge frente a la muerte inesperada de seres humanos, el suceso abrió un resquicio desde donde se empezó a mirar al interior del Islam. Las lecturas sobre el tema se incrementaron notoriamente, las consultas para conocer sobre el Islam y los musulmanes dejó de estar reducida a la simple información sesgada de algunos medios de información para convertirse en eventos académicos, foros y congresos entre otros, donde se daba respuesta a interrogantes que hasta hace poco pertenecían al universo mítico del pensamiento.

Como un castillo de naipes, se empiezan a derrumbar “verdades” contra el Islam. Las puertas de las mezquitas empezaron a abrirse dando a entender que a ellas todos y todas pueden tener acceso. Descubrieron que en la cuadra, el barrio y la ciudad había musulmanes del mismo origen, vecinos, paisanos de los demás.
Conocieron que la palabra Islam significa paz y completa sumisión a la voluntad de Dios, y que Allah no era un Dios exclusivo de árabes y musulmanes, sino que es el nombre con el que se designa al creador de todo cuanto existe en idioma Árabe.
La población total de musulmanes empezó a aflorar con una policromía que demuestra la universalidad del Islam; negros, blancos, amarillos y todas las variaciones físicas por efecto de la melanina en la epidermis y producto de la voluntad Divina solo para diferenciarnos entre razas tribus y naciones más no para hacer superiores o elegidos unos de otros.

Se empieza a comprender que el terrorismo, el asesinato, las acciones contra la vida y la dignidad humana no forman parte de los valores del Islam, mas aún, son rechazados radicalmente por el Sagrado Corán “ Quien mate a un ser humano sin justa causa es como si hubiese matado a la humanidad entera, y quien corrompa a un ser humano es como si hubiese corrompido a la humanidad entera”. El Profeta Muhammad rechazó cualquier agresión contra los no musulmanes. “Soy el enemigo de cualquiera que dañe a un no musulmán. Quien sea mi enemigo se las verá conmigo en el Día Final”. ¿Qué musulmán que crea en la Próxima Vida deseará correr el riesgo de vérselas con el Profeta en el más allá por haber atentado contra un no musulmán?

El terrorismo es un crimen contra la humanidad. Religión y Terrorismo son conceptos que no pueden estar juntos. Algunos de estos incidentes se originan por una falta o mala comprensión del Islam, mientras que otros son producto de la carencia de un conocimiento certero y fidedigno de la religión.

Hoy siete años después pueden percibirse signos tangibles de progreso frente al pensamiento del Islam. La coexistencia frente al aislamiento generó referencias infundadas sobre los musulmanes y su forma de vida. Hoy hablamos del Islam naturalmente sin misterios; sabemos que el llamado a la oración el cual escuchamos desde los altavoces de la mezquita diariamente repiten en árabe: Dios es el Mas Grande… vengan a la oración, vengan al éxito. A las mezquitas accedemos con toda facilidad Conocemos que el musulmán es sinónimo de progreso, tolerancia, respeto, justicia, igualdad y sobre todo amante de la paz y fraternidad sin importar las posiciones ideológicas de los demás

Solo le queda a usted juzgar si lo ocurrido el 11 de septiembre de 2001 corresponde a la realidad del Islam o fue producto de acciones al margen del pensamiento del Islamico.

1 comentario:

BASSAM ELIAS dijo...

¿Qué significa Islam?

La palabra Islam, la que Mahoma usó para llamar su nueva religión era ampliamente usada antes que le naciera la idea de formar una nueva religión a Mahoma. Esta palabra significaba "desafío a la muerte, heroísmo; morir en batalla." Es obvio, que si Mahoma usó esta palabra para designar su movimiento religioso, él estaba interesado en darle un matiz bélico a su nueva religión. La guerra es el idioma del Islam.

¿Legitimiza el Corán el terrorismo?

El Corán, por ejemplo, enseña que Mahoma dijo: "Con aterrorizar a mis enemigos, yo logro una victoria que solamente puede ser lograda con una marcha de un ejército en un mes.' Por lo tanto, cualquier método que pueda "aterrorizar" al enemigo es un medio legítimo.

Si la palabra Islam significa "sumisión/sometimiento" a Allah, la pregunta obligada es

¿Quién es Allah?

En el momento en que se escribió el Corán, Allah era el nombre del dios luna, el dios jefe de la tribu Quraysh en la ciudad de Meca, que era la tribu a la que pertenecían Mahoma y su esposa. Ahora hablamos del siglo 6 y 7 después de Cristo, y el territorio en donde esto sucedía era Persia, que en parte, ahora se llama Arabia Saudita.

Al principio, el nombre era "Al Ilah", que significa "el dios" en la lengua árabe. Luego este nombre cambió a Alilah, y más luego cambió a Allah.

Para la tribu de Mahoma y su esposa, la tribu Quraysh, el nombre Allah significaba el dios luna, que era su dios, y convenientemente era el "jefe de los dioses", pero existían numerosos otros dioses, y esta misma tribu, incluyendo la familia completa de Mahoma adoraba a por lo menos otros 360 dioses adicionales apenas semanas, meses y años antes que Mahoma recibiera su "mandato divino" (y la sugerencia de su esposa) de destruir todos los demás dioses e instaurar adoración a solamente el dios principal al que desde décadas habían adorado, "Al Ilah", el "dios luna".

¿De dónde vienen los árabes?

Como todos los demás árabes, la tribu de Mahoma, la tribu Quraysh, era descendiente de Abraham en virtud a ser descendientes de Hagar y su hijo ilegítimo con Abraham, Ismael. Ver Génesis 16 para más detalles. Ismael es el padre de todos los árabes.

Los miembros del Islam se identifican a sí mismos como islámicos, que significa "aquellos que se someten" a Allah, y esta no es más que una religión que modernamente se ha relacionado con el Dios de los Judíos, pero que comenzó como un intento de adorar solamente al "dios jefe" de la tribu de Mahoma, el dios luna.

Esta es la razón por la que usted puede ver que una gran cantidad de las banderas de países islámicos , todas las cimas de sus mezquitas, y el símbolo oficial de la religión islámica es… ¡una luna creciente!

Esta misma luna creciente usada hoy por la religión islámica es el mismo símbolo usado por los Sumerios, que adoraban al antiguo "dios luna".

Los arqueólogos han encontrado envases y vasijas de cerámica usada por los antiguos Sumerios en sus templos zigurates en Ur y en Babilonia, que eran ciudades importantes del Imperio Persa, donde también se desarrolló el Islam moderno.

Hace cuatro mil años había una leyenda que decía que existía una nave marina en la que el dios luna se paseaba por el cielo.

Este es uno de los símbolos del sitio islámico más grande del mundo en Inglés.
¿Puede notar alguna relación entre el Islam y la luna?

Pero los árabes no eran los únicos en considerar a la Luna como un dios. Muchos de los pueblos que rodeaban a Israel, mucho antes del nacimiento de Jesús, siglos antes del nacimiento de Mahoma, allá en los primeros años de la formación del Pueblo de Dios, el Pueblo de Israel, ya Dios andaba enojado con Israel y les advertía que tenían que cuidarse de no dejarse contagiar o influenciar con la práctica abominable de sus vecinos que adoraban al Sol y a la Luna.

"No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército del cielo, no te dejes seducir, no te inclines ante ellos y no los sirvas, porque Jehová, tu Dios, los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos."
Deuteronomio 4:19

"Cuando se halle entre los tuyos, en alguna de las ciudades que Jehová, tu Dios, te da, un hombre o una mujer que haya hecho lo malo ante los ojos de Jehová, tu Dios, traspasando su pacto, que haya ido a servir a dioses ajenos y se haya inclinado ante ellos, ya sea ante el sol, la luna o todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido."
Deuteronomio 17:2-3

"Reedificó los lugares altos que su padre Ezequías había derribado, levantó altares a Baal e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab, rey de Israel. Adoró además a todo el ejército de los cielos, al sol y a la luna, y rindió culto a aquellas cosas. Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la que Jehová había dicho: «En Jerusalén pondré mi nombre». Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová."
2 Reyes 21:3-5

Una gran mayoría de los templos islámicos tienen una inmensa cúpula o domo pintado de amarillo-luna, tratando de reflejar la relación intrínseca existente entre el dios de la tribu de Mahoma, de su esposa, de su padre, de sus tíos, etc. y el Islam, la religión fundada por él.

Conclusión.

Satanás siempre ha querido imitar el Plan de Dios y siempre ha intentado confundir a sus hijos. El hecho mismo de que se haya creado una religión que es TOTALMENTE opuesta a la de Su Pueblo, es una evidencia que en los orígenes del Islam existe un plan macabro que no podemos ignorar.


ISLAM/CORÁN (Allah)
JUDAÍSMO/CRISTIANISMO/BIBLIA (Jehová)

Niega al Dios trino
Mantiene la doctrina fundamental de un Dios trino

Niega la deidad de Jesús
Pone la deidad de Jesús como la condición fundamental para la salvación

Niega que Israel/Jacob sea el Pueblo de Dios
Sostiene que Ismael, no Jacob, y sus descendientes son el pueblo escogido por "Dios"

Reclama a Meca como la ciudad escogida por "Dios"
Sostiene con claridad absoluta que Jerusalén es la ciudad escogida de Dios

Niega terminantemente la crucifixión de Jesús
Pone la salvación sobre la base de la crucifixión de Jesús

Niega la necesidad de salvación y arrepentimiento de pecados
Sostiene la necesidad del Espíritu Santo en el proceso de salvación

Niega la existencia misma del Espíritu Santo
Sostiene que la única esperanza de salvación es el arrepentimiento de los pecados

Por lo menos para los varones, promete una eternidad sumida en el sexo poligámico con 72 vírgenes
Promete una eternidad en paz, sin sexualidad

Sostiene como fundamento vital pagar ojo por ojo y diente por diente
Ordena pagar el mal con el bien




¿Puede ver la tendencia en el Corán?

¿Puede notar que "Al Ilah", el dios del Islam NO PUEDE ser el mismo del Judaísmo, del Cristianismo y de la Biblia?

Esta lucha entre el Diablo y los suyos y Dios y los suyos comenzó hace aproximadamente 6,000 años. Hoy continúa con mayor intensidad que nunca.

Antes, Dios nos advertía que no creyéramos en dioses falsos. Hoy, en mi opinión, creer y afirmar que Allah o "Al Ilah", o "Alilah" o el "dios luna" es el mismo Jehová de la Biblia es equiparar a Dios con un dios falso, un dios "abominable". En mi opinión, el que hace tal cosa está bordando en el pecado de la idolatría.

Bassam Elias Hachem Sawan
Maicao La Guajira Colombia
Calle 11#7-09 Esquina Diagonal MEZQUITA Suni
hermanoshachem@hotmail.com
Telefono:+57-5-7251489

Analytic