lunes, 29 de septiembre de 2008

Nuestro eje central

Por: María Mieles, Cindy Cantillo y Carol Méndez, aprendices del curso Tecnólogo en Contabilidad y Finanzas, SENA Maicao
.
Paraula- iglesia en Valencia: “La familia es el eje central en la vida de cada persona, al mismo tiempo que es la primera sociedad humana. Desatender la familia perjudica el desarrollo de cada individuo, su calidad de vida, y además, empobrece la vitalidad de la sociedad”.
.
La familia es la base fundamental de todo ser humano por que de ella se desprende los principales valores inculcados por nuestros padres, valores que de una u otra forma son expresados a la sociedad.
.
Si nos trasladamos a varios años a tras notamos que cada miembro de este núcleo mostraba respeto hacia cada uno de estos, era criado de tal manera que reflejaban la espiritualidad, el compromiso y el obediencia a los suyos y hacia los demás que no fuesen parte de la familia.
.
Y ahora en pleno siglo XXI se puede apreciar como el hombre con el tiempo a dejado a tras esos principios morales y éticos, el respeto de los hijos hacia sus padres cada día va perdiendo fuerza, muchos son los padres que descuidan a sus hijos por buscar satisfacción en el mundo; como en el alcohol, las drogas, las fiestas y por ello se descuida el dialogo, las relaciones afectivas, el apoyo, el crecimiento colectivo. Cuando todo esto sucede se afecta de una manera significativa el potencial de las personas por las que estamos rodeadas.
.
Han sucedido casos en que algunos padres crían a sus hijos como ellos fueron criados… muchos recurriendo a la violencia a la que se les sometió, otros terminándoles de infundir a aquellos valores que recibieron desde pequeños que los ayudaron a crecer como personas queriendo así el bienestar de los suyos, personas que aun conservan en su hogar estas normas de convivencia; como la gratitud, la tolerancia, la solidaridad, la comprensión, el apoyo y un sin numero de actitudes que han hecho que tengamos seres importantes para la sociedad.
.
Es notoriamente evidenciar, que con el correr de los años podemos revertir recuerdos de nuestras generaciones pasadas, no estamos hablando de un determinismo insalvable cuando la familia no era simplemente aquel eje central en el que muchos colombianos lo tildamos hoy, si no que la familia fuese la base fundamental de nuestras vidas, era el construir un hogar con amor, con respeto, con diversidad de valores inmensos de los cuales nuestras hogares colombianos y del mundo en rededor carecemos.
.
Pero como lo expresamos en este artículo no hablamos de un determinismo insalvable si no que si esas personas las cuales aún así, pese a la capacidad que poseemos de sobreponernos y generar cambios; la educación familiar deja su marca, siempre queda algo, cada familia deja su seña ante la humanidad: a veces, un simple rayón; otras, una sonrisa. Démonos el tiempo y el espacio suficiente para adosarte y dividirte y estar al tanto de los que más amas TU FAMILIA.María Mieles, Cindy Cantillo y Carol Méndez.
Contabilidad y finanzas.

Analytic