miércoles, 15 de septiembre de 2010

La Guajira: Abandonada a la más temprana edad y atracada en la adultez

Por: Antonio Nicanor Escudero Fuentes

La actual situación socio económica de La Guajira, es muy parecida a la de los niños y niñas que nacen producto de una relación sexual sin afecto y sin responsabilidad, desde la vida uterina son abandonados tanto por el padre como por la madre pese a que esta ultima lo soporta en su vientre durante nueve largos meses, pero apenas que salen de la cavidad uterina son abandonados por el uno y por el otro.

Su crecimiento y desarrollo es famélico y lleno de vicisitudes y adversidades, de la misma manera se manifiesta en su componente psicológico que es también traumático, además son nutridos mediante métodos hipnoides embutiéndole desde la más temprana edad basura y mierda en el cerebro impidiéndoles ver la realidad como ella es, lo cual les permite consentir todo tipo de abuso sin que puedan posteriormente adoptar una posición varonil, mujeril en defensa de los derechos sociales, económicos y culturales.

Así es nuestro departamento su advenimiento político, social y económico ha sido muy traumático, ha crecido sin afecto del Estado y de los gobiernos de turno; históricamente hemos sido desconocido, maltratados y estigmatizados por unas élites centralistas que solamente nos tienen en cuenta para castigarnos y sancionarnos mediante leyes, decretos, sentencias, etc. Todos los actos administrativos y legislativos producidos en el Gobierno Nacional que tienen que ver de una u otra manera con el Departamento de La Guajira o cualquiera de sus municipios es para recordarnos que somos indios, contrabandistas y corruptos. Tres componentes que además hacen parte de la historia del país, pero lo de contrabandista y corrupto siempre ha sido en mayores proporciones en la zona centro: Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca y el Distrito Capital. En la década de los 70s nos calificaron como una zona del narcotráfico y resulta que hoy está comprobado que la cima del narcotráfico en Colombia ha sido y es aun las grandes urbes del país y los verdaderos narcotraficantes no son guajiros; si nos referimos a la actividad contrabandista, maicao no es la millonésima parte del contrabando que se mueve por los grandes aeropuertos de la nación con la complacencias de los gobiernos de turno pero satanizan a maicao, para levantar una polvareda que oculte a Cali, Bogotá y Medellín pues los grandes contrabandistas de esa zona han sido y aun son miembros de las familias que históricamente han ostentado el poder político o están muy cerca de el y en cada campaña presidencial, para Senado y para Cámara aportan grandes cantidades de dinero que, les permite no solo manejar y manipular los procesos electorales sino también intervenir en la elaboración de la normatividad, creando permisibilidad para su zona y coercitividad para las provincias, como el caso de nuestro departamento. El mejor de los ejemplos parecido a un retrato azabachado en lienzo fue el ensañamiento del ex Presidente Álvaro Uribe Vélez en contra del comercio de Maicao; todas sus providencias fueron altamente nocivas y lesivas para ese pueblo conformados por hombres y mujeres luchadores, intrépidos y guerreros q ue viven a razón de sus agallas de tiburón, siempre han estado abandonados por Dios y por el Diablo, mientras en las grandes ciudades se abrieron las puertas y las compuertas de par en par a los aeropuertos y carreteras para invadir al país de mercancías de contrabando técnico, legalizando solo el 10% y el 90% lo comercializan por todo el país sin ningún tipo de restricción. Hoy es mucho más económico comprar cualquier mercancía no producida en Colombia, en Bogotá, Cali, Medellín, etc. que en la otrora vitrina comercial de Colombia Maicao. En la Zona Especial Aduanera de La Guajira hay restricción de todo tipo, pero ahí están los maicaeros y maicaeras luchando no como soldados sino como guerrero herido; el soldado pelea para vencer una batalla, el guerrero no quiere que la guerra se termine para seguir luchando y el pueblo maicaero seguirá luchando contra viento y marea y al final del túnel saldrá victorioso. Todas las dificultades y obstáculos construidos por el legislativo nacional serán superadas. Los maicaeros y maicaeras si tienen que luchar contra una injusticia divina lo harán, y, si tienen que defenderse contra la inequidad política de los centralistas se defenderán hasta triunfar. Esta lucha debe estar precedida por los dirigentes políticos y cívicos de turnos que han entendido de que, en estas circunstancias políticas – económicas hay que sacudirse del individualismo atroz y galopante que antepone los intereses mezquinos y triviales de grupos y familias frente a los intereses colectivos y sagrados de los pueblos.

De la misma manera que vencerá Maicao frente a los ataques centralistas en contra de la Zona Especial Aduanera, La Guajira también saldrá airosa frente a los ataques que el gobierno del Presidente Santos ha desatado en contra de nuestros recursos no renovables: Las regalías; término que muchos no compartimos, pues, regalías está referido a regalo y esto no es un regalo es la venta de un producto y subproducto derivado que se encuentra en nuestro subsuelo y que sus producidos debe beneficiarnos a todos los guajiros, y, no como hasta ahora beneficio usufructuado por minorías que no alcanzan el 2% de la población.

La Guajira desde 1498, hasta el día de hoy pasando por el Magdalena Grande hasta 1871; Comisaria Especial de La Guajira con diversas capitales hasta 1954 cuando se creó mediante decreto número 1824 del mismo año como Intendencia Nacional de La Guajira hasta 1964; luego mediante acto legislativo numero 1 de 1964 se constituyo en departamento a partir del 1 de Julio de 1965. Se puede manifestar sin temor a equivoco que desde 1498 hasta el día de hoy el abandono, el desconocimiento y el maltrato político – administrativo del gobierno nacional ha sido una constante, hasta el punto que algunos guajiros nacidos en la década de los 30s o 40s del siglo pasado aun vivos, sin temblarle la voz expresan: Que el bautismo político y el reconocimiento civil se hizo apenas en la segunda mitad de la década del 50 del siglo pasado cuando el presidente de los Colombianos era el General Gustavo Rojas Pinillas; pero la validez de esos actos religiosos – políticos fueron efímeros solo duraron unos 2 años después retornó la indiferencia y los abusos hasta los tiempos presentes.

Hoy cuando el Departamento se encuentra fértil y en parto múltiple de carbón y gas aparecen los vampiros centralistas con la intención macabra de quitarnos los que nos pertenecen a los guajiros y a nadie más. Lo que se está cociendo en el Congreso producto de la iniciativa del Presidente Santos no solamente es nocivo es altamente maligno y los guajiros debemos despertar del largo sueño al que hemos estado sometido por la politiquería y la corrupción que dicho sea de paso no es una patología del departamento, es una situación endémica en toda la nación y por aquellos lugares es extremadamente metastasico; no existe la necesidad de hacer grandes esfuerzos intelectuales para darnos cuenta de esa realidad palmaria: Agro Ingreso Seguros, y los últimos contratos de la red vial en las grandes capitales del país a lontananza se percibe su olor nauseabundo y putrefacto. Además el Presidente Santos no es prenda de garantía para manejar con transparencia dichos recursos, para muestra un botón: El caso ocurrido en la Cancillería en Italia Sabas Pretelt se ve obligado a renunciar por encontrarse en estado subjudice y en su reemplazo se nombra otro subjudice, el famoso Uribito, Felipe Arias ex ministro de agricultura protagonista principal del escandaloso acto de corrupción, Agro Ingresos Seguros en tránsito por los estrados judiciales.

Existe una consigna nacional en boga: SEAN ROBADO LAS REGALIAS, y con ese pretexto tratan de quitarnos un derecho natural que nos es tan propio como el nombre y apellido que cada persona recibe al poco tiempo de nacer. Además si es por acto de corrupción, si, en La Guajira llueve en las altas esferas del gobierno nacional no escampa y lo que observamos en el horizonte son umbríos nubarrones que vaticinan torrenciales aguaceros. “Pero todos sabemos, y hablamos de eso, que se las roban. Y la porción que no se pierde de esa manera se pierde por mala inversión. O por inversión en proyectos innecesarios o ineficientes, o por mal diseño, o por mala contratación, o por mala ejecución, o por mal control”. LEON TEICHER. Regalías y desarrollo en el Departamento de La Guajira. Ocultar esta nefasta realidad no es posible, política ni moralmente, pero eso no nos invita a que renunciemos a nuestro derecho de manejar nosotros mismos nuestros propios recursos.

Es tan grande el ponqué para el festín que la súper tribu nacional está pensando modificar la ley orgánica, enseñanza que heredaron del ex Presidente Uribe Vélez, cada vez que tenía un interés particular y para alcanzarlo tenía que cambiar la ley de leyes y la cambiaba. Hoy pretenden los alumnos más osados en modificar la Constitución del 91 para escamotearnos el producido de las regalías.

El acto legislativo o mejor dicho el acto diabólico que están proyectando para robarnos lo que por naturaleza nos pertenece, intentan modificar los artículos 360 y 361 de la carta magna: miremos lo que dice el artículo 361 de la Constitución del 91. “Con los ingresos provenientes de las regalías que NO SEAN ASIGNADO a los departamentos y municipios se creara un Fondo Nacional de Regalías, cuyo recursos se destinaran a las entidades territoriales en los términos que señale la ley. Estos fondos se aplicaran a la promoción de la minería, a la preservación del ambiente y a financiar proyectos regionales de inversión definidos como prioritarios en los planes de desarrollo de las respectivas entidades territoriales”. Esto quiere decir que con los recursos asignados somos autónomos para invertirlos, además existe un fondo producto de esos recursos para contribuir al desarrollo de otros departamentos del país, lo que indica que, los guajiros hemos sido y somos solidarios, con el resto de las entidades territoriales y locales.

Miremos el acto diabólico: Articulo 2 el artículo 361 de la Constitución Política quedara así. “Articulo 361 los ingresos provenientes de las regalías y las compensaciones constituyen el Sistema General de Regalías.





El Gobierno Nacional y

El Departamento de La Guajira



























Grafica que refleja lo que plantea la reforma del artículo 361

De La Constitución de 1991

Serán sujetos beneficiarios del Sistema General de Regalías, el Fondo de Ahorro y Estabilización y el Fondo de Competitividad Regional. Los Departamentos, Municipios y Distritos en cuyo territorios se adelanten explotaciones de recursos naturales no renovables, así como los puertos marítimos y fluviales por donde se transporten dichos recursos o productos derivados de los mismos tendrán derecho de participación de las regalías y compensaciones………………

Los recursos general de regalías se destinaran a financiar proyectos regionales de desarrollo económico, social y de infraestructura, inversiones en ciencia, tecnología e innovación, ahorra pensional territorial y para la generación de ahorro público”. Lo demás que diga el acto diabólico es literatura barata, sofisma de distracción. Para cualquier politiquero o para cualquier lector desprevenido no estará pasando nada, no se percataran de la trampa mortal que el gobierno centralista está construyendo para terminar de enterrar al departamento, pues, ya no se nos ASIGNARAN RECURSOS, simplemente seremos entidad territorial del común y con dichos recursos se financiaran los macro proyectos para las grandes capitales Bogotá, Medellín, Cali, etc. Departamento como el nuestro olvidado sistemáticamente seremos testigos de la consolidación del desarrollo de otras regiones y escucharemos por televisión y otros medios masivos de comunicación los actos de corrupción a que serán sometidos los ingentes recursos producidos en las entrañas de nuestro territorio. Lo más probable es que un porcentaje alto de estos recursos de regalías sean utilizados para tapar la tronera fiscal que ha producido la tan cacareada y fracasada política de Seguridad Democrática. Estrategia fallida, pues las grandes e intermedias ciudades del país están patas arribas, debido a la actividad delincuencial.

Aquellos que estén pensando que esta aberración política y económica pueda ser detenida en las altas esferas estatales – Consejo de Ministro, Senado, Cámara – están equivocados, ¿Algunos pasaran por ingenuos? A este problema macro económico y macro diabólico hay que meterle mucho pueblo. Los habitantes de los Departamentos y Municipios que en los actuales momentos tienen explotación de recursos no renovables en sus suelos tienen que pararse como un guerrero a luchar en contra de esa ignominia política del gobierno de Santos; a los guajiros nos tocara luchar, luchar, luchar, luchar, luchar , no hay otra alternativa. Por otro lado debemos estar pendientes de la actitud que asumirán Jorge Ballesteros Bernier, Jimmy Sierra Palacio, Alfredo Deluque Zuleta, Jorge Pérez Bernier y todos los Alcaldes y Concejales de los municipios los cuales aun se les asigna recursos de regalías. Llamamos a las Cámaras de Comercio, a las diversas organizaciones de la sociedad civil, a los intelectuales, a los universitarios, a los sindicalistas, etc. de los departamentos y municipios víctimas del terrorismo económico oficial, a cooliderar esta difícil lucha contra el centralismo asfixiante y necrófilo.

Los casi 8millones de habitantes de Arauca, Casanare, Meta, Sucre, Córdoba, Bolívar, Tolima y La Guajira, desde los recién nacidos, ellos serán los más afectados en el tiempo, hasta los mayores adultos, deben levantarse con orgullo patriótico a defender el derecho que la naturaleza física, el subsuelo ha bendecido a sus habitantes para vivir dignamente, en un departamento y en un municipio mejor.

Si, los gobernantes guajiros no han sido eficientes y eficaz en el manejo de los recursos de regalías. Esa misma debilidad la ha mostrado el gobierno nacional en el manejo histórico – desde la época de la republica, hasta nuestros días – de los impuestos y recursos renovables y no renovables de toda la nación.

NICANOR ESCUDERO FUENTES

Analytic