jueves, 25 de junio de 2009

El combate naval de Jambelí

Por: Luis PACHECO Manya
Suboficial Primero – IN

“Ante un enfrentamiento bélico, la Patria nos exige a cada uno de nosotros los militares, otra actitud, otra forma de presencia, el Marino de hoy es otro tipo de Soldado, pues las armas han cambiado, las circunstancias también, creemos que ser Marino de Guerra no es únicamente prepararse para una gran guerra eventual, sabemos que con el arma en una mano podemos empuñar en la otra, la pacífica antorcha del progreso, y así gritar con sano orgullo y sentimiento profundo, ¡Viva el 25 de Julio, Viva el Marino ecuatoriano, Viva el Ecuador, Viva la Patria!”

Los mares han sido siempre el escenario de las grandes transformaciones de las Naciones, por eso todos los pueblos, miran hacia la inmensidad de los mares en busca de nuevos horizontes.

La Armada del Ecuador, nace con la Independencia, pero desgraciadamente la mentalidad eminentemente agraria y continental que dominó a los Gobiernos y al pueblo, convirtieron al mar en el gran ausente del patrimonio patrio.

Mas, con Jambelí, donde un pequeño “Calderón”, en desigual contienda, logra una victoria espectacular y se convierte en símbolo de dignidad y rebeldía, empieza a surgir la conciencia de una Nación Marinera y se rompe la barrera que nos impedía contemplar el gigantesco horizonte del mar como eje de la Seguridad Nacional y venero de riquezas incalculables.

Por eso Jambelí es un vértice, una aurora, una ruta. La Armada del Ecuador se siente orgullosa y trata de emular las glorias pasadas: Desde las lejanías de Galápagos hasta los vigías que atalayan las selvas amazónicas; y desde las altas chimeneas de los transportes petroleros hasta las lanchas guardacostas que vigilan nuestro mar, la Armada quiere conquistar nuevos triunfos con la sola ambición de servicio a al Patria.

Que Jambelí sea una cimiente fecunda en el surco de nobles corazones y que la emulación de nuestros héroes se convierta en el credo sublime de hombres libreas.

La epopeya naval, llevada a cabo entre un buque de nuestra Armada y uno de la Marina de Guerra del Perú, el día 25-JUL-1941, haya sido escogida como referencia histórica de gran trascendencia para instaurarla como el “DIA DE LA MARINA DE GUERRA DEL ECUADOR”, obliga a realzar las particularidades de este Combate en base a documentos históricos como lo es el informe del propio Comandante de la Unidad Ecuatoriana (Anexo “A”).

24-JUL-1941, Guayaquil vivía emotivos momentos de patriotismo. Las notas de los himnos marciales invadían la ciudad y las radioemisoras, sin aplicar en absoluto ninguna norma de seguridad, arengaban a los esforzados habitantes de Guayaquil que integrando un contingente de 500 Guardias Nacionales que marchaban a la frontera.

La cantidad de detalles que se divulgaban, relevaba al Perú de la necesidad de conseguir información con sus propios medios, pues, el sintonizar una emisora de Guayaquil les permitía conocer con lujo de detalles todo lo que se hacía en el ingenuo Ecuador, pues no existía ningún tipo de censura de prensa, vital en estos casos de conflictos bélicos.

En un ambiente intranquilo pero de mucho patriotismo, la Superioridad Naval dispuso que el cañonero “Calderón” escolte un convoy de embarcaciones de cabotaje hacia Puerto Bolívar, en la ya invadida provincia de El Oro, a un grupo de compatriotas que deseaban defender nuestra heredad territorial, y además trasportar la logística para los combatientes.

Así tenemos que el cañonero "Calderón" zarpó de Guayaquil el 242303-JUL-1941, desde el muelle fiscal No. 7, con destino a Puerto Bolívar convoyando a tres embarcaciones de tráfico nacional:

• Motonave “Olmedo”
• Motonave “La Pinta”
• Motonave “Deisy Edith”; y,
• Cañonero “CALDERÓN”, como escolta.

En las tres motonaves viajaban repartidos proporcionalmente 500 Guardias Nacionales, armados con fusiles, pero sin munición, pues se suponía que los 600 mil proyectiles que se transportaba, servirían para entregar la dotación a cada uno de los Guardias Nacionales.

Luego de una noche tensa y larga, en las primeras horas del 25, el convoy arriba a Puerto Bolívar y los Guardias Nacionales bajan a tierra y a la vez ayudan a desembarcar las camionetas y la munición, para luego ponerlas en el tren que esperaba en la estación, frente al muelle.

La travesía se realizó sin novedad y la unidad fondeó en Puerto Bolívar el 250838-JUL-1941. Terminado el desembarco, el convoy emprendió el retorno a Guayaquil. A las 10:25 horas cuando las motonaves que habían sido convoyados por el "Calderón", terminaron el desembarco, se da la alarma de incursión aérea, por lo cual, para tener campo de maniobra, el Comandante decide levar anclas y zarpar hacia el golfo a través del Canal de Jambelí. El Comandante Rafael Morán Valverde, manifiesta:

"A las 11:15 horas cuando nos encontrábamos navegando con rumbo Norte y a una distancia aproximadamente de 3 millas del faro de Jambelí, el vigía anunció la presencia de un buque a la cuadra del babor y que navegaba con proa hacia el buque de mi mando, como también el humo de varios buques que se presume en el resto de la Escuadra peruana. En este instante el personal se preparaba para ejercicios de artillería. El buque avistado visiblemente aumentó su andar, cambiando varias veces de rumbo y con manifiestas intenciones de cortar nuestra proa. Cuando el buque se acercó más, se le reconoció ser un destroyer de bandera peruana por lo cual ordené caer a estribor cambiando 180º el rumbo. Simultáneamente del enemigo también cayó a estribor navegando luego con rumbo paralelo al nuestro. A las 11:25 horas se ordena zafarrancho de combate y a las11:30 horas el enemigo rompe los fuegos con un cañón de proa. Al verse el fogonazo del primer disparo se ordena fuego, repeliendo al primer momento con un nutrido fuego de nuestra artillería. El combate se prolongó hasta las 11:46 horas, instante en el que nos ocultamos del enemigo tras la boca de Jambelí".

A pesar de que la contienda fue absolutamente desigual el “Calderón” no sufrió daño alguno, no así el destructor peruano" Almirante Villar" que recibió un impacto en la popa y varios en la superestructura. El Comandante del "Calderón", CPFG Rafael Morán Valverde dice en su informe: "es mi obligación hacer conocer la heroicidad con que combatió la tripulación que en todo momento supo cumplir con su deber; como también la deficiencia absoluta del material, pues de las pocas cargas que llevamos, solo respondieron el 30%. "También hago conocer a Ud., para que a su vez informe a la Superioridad, la eficiente y valerosa cooperación del personal del Grupo Antiaéreo que presta servicios en esta unidad".

La labor del "Calderón" no terminó allí, pues una vez que fondeó en Puerto Bolívar a las 13:42 la Unidad rompió fuegos contra dos aviones enemigos que trataban de atacar al buque, los mismos que huyeron después de 15 minutos de nutrido fuego de artillería antiaérea. En espera de los aviones enemigos la unidad permaneció en continuo movimiento frente a Puerto Bolívar hasta las 16:00 horas en que volvió a fondear. El día siguiente 260025-JUL la unidad zarpó, obscurecida y en zafarrancho de combate, rumbo a Guayaquil convoyando a las mismas naves, atracando a las 10:34 horas al muelle del Arsenal de Marina.

La acción heroica del “Calderón” al enfrentarse a la nave líder de la Escuadra Naval peruana, “Almirante Villar”, que sufrió un vergonzoso revés, y del cual fueron testigos presenciales las tripulaciones del resto de buques peruanos: BAP “Rodríguez”, BAP “Almirante Grau” y BAP “Bolognesi”. Escuadra que posiblemente intentaba ejecutar una maniobra de bloqueo del golfo de Guayaquil, pero que se vieron obligados a desistir por la respuesta firme del “Calderón”.

El bloqueo al Golfo de Guayaquil, tenía antecedentes de confrontaciones anteriores, ya que sin duda afectaba directamente al frente económico del Ecuador, eliminando la fuente principal de entrada de divisas, o sea, nuestras exportaciones, lo cual representaba serias repercusiones en las disponibilidades económicas para los grandes gastos que demandaría una guerra prolongada.

Pero, las figuras de Rafael Morán Valverde y Víctor Naranjo Fiallo, refundidas en un solo símbolo, encarnaron en el corazón del pueblo ecuatoriano el heroísmo y la capacidad guerrera de nuestra estirpe gloriosa, razón por la cual, el Gobierno ecuatoriano, sensible ante la actuación heroica de la Tripulación del cañonero “Calderón”, aquel 25 de julio de 1941, emitió el Decreto Ejecutivo No. 1389, del 20-JUL-1949, expedido por el señor Galo PLAZA, Presidente Constitucional de la República, concediéndoles la Condecoración "Abdón Calderón" de Primera y Tercera Clase (Anexo “B”).

El Golfo de Guayaquil, zona de confluencia de las Líneas de Comunicaciones Marítimas del Ecuador, con el canal de Jambelí enclavado en su seno, ha sido el paso obligado de los grandes capitanes de nuestra historia. En estas aguas combatieron los capitanes aborígenes de la Isla de Puna para rechazar el intento de invasión del Incario. Por allí navegó José de Villamil a bordo de la goleta "Alcance", llevando hacia mares del Sur la buena nueva de la gesta gloriosa del 9 de octubre de 1820. Por allí pasó Tomás Charles Wright en la gloria de "La Guayaquileña" para cubrirse de gloria en Malpelo en 1828.

Analizando el Combate Naval de Jambelí a través del tiempo y aplicando los conceptos de Estrategia Naval, podemos decir que la Fuerza Naval Ecuatoriana operando en el teatro marítimo, gravitó su poder en las Aguas del Golfo de Guayaquil desde su posición Puerto Bolívar, desarrollando operaciones de ejercicio y disputa del Dominio del Mar. El ejercicio de Dominio del Mar se materializa al proteger y conducir sin novedad el convoy militar desde Guayaquil hasta Puerto Bolívar. La presencia de la Fuerza Enemiga, en aguas del Canal de Jambelí, obliga a la disputa del Dominio del Mar.

Según los tratadistas el Dominio del Mar no es absoluto: sólo es relativo, incompleto e imperfecto. De acuerdo a estos conceptos se puede apreciar que la Fuerza Naval Ecuatoriana estuvo presente el momento oportuno, para ejercer y disputar el Dominio del Mar, pese a la superioridad de la fuerza enemiga.



ANEXO “A”

Oficios No. 0-160 y 0-181 del 28 de Julio y del 12 de Agosto de 1941, del Comandante Accidental del cañonero Calderón, Teniente de Fragata Rafael Moran Valverde, al Sr. Comandante General de Marina:

ARMADA NACIONAL
Cañonero “Abdón Calderón”

Al señor Comandante de Marina
Del Comandante Int. Del C/ “Abdón Calderón”
Para informar a usted
1º. - "Que el 24 del presente a las 23:03 zarpamos a Puerto Bolívar, convoyando a los buques nacionales que menciona en las instrucciones enviadas a Ud. a las 17:00 horas del mismo día;
2º. - Que encontrándonos en la parte media, comprendida entre las luces de enfilación y la boya de Angostura, repentinamente, a poca distancia del buque y por babor, apareció una luz roja, la misma que se acercó rápidamente, tratando de cortar la proa del buque a mi mando; para evitar la colisión, ordené cerrar la caña a estribor y parar las máquinas; a pesar de estas precauciones, la balandra se estrelló contra la amura de babor. Dejo constancia que la luz roja fue presentada a estribor de la balandra, siendo ésta la causa de la antedicha colisión que traté de evitarlo aun poniendo en peligro mi buque;
3º. - Durante la travesía no hubo mayor novedad. A las 06:00 horas del día 25, llegamos hasta la boca de Jambelí, donde constatamos la ausencia de buques enemigos. Como el primer buque del convoy se encontraba retrasado, regresamos a convoyarlo más de cerca hasta que entre en la boca. Luego regresamos a convoyar de igual forma al motovelero "La Pinta", con el que entramos a Puerto Bolívar, fondeando a las 08:28 horas, permaneciendo allí para proteger el desembarco contra posibles incursiones aéreas. El tercer buque del convoy llegó sin novedad a las 10:00 horas.
A las 10:25 horas, cuando ya habían terminado el desembarco, se da el desembarco, se da la alarma de incursión aérea, y para tener campo de maniobra, levamos y zarpamos hacia el Golfo a las 10:25 horas.
4º. - A las 11:15 horas cuando nos encontrábamos navegando con rumbo al norte y a una distancia aproximada de tres millas del faro de Jambelí, el vigía anunció la presencia de un buque a la cuadra de babor y que navegaba con proa hacia el buque a mi mando, como también el humo de varios buques, que se presume era el resto de la escuadra peruana. En este instante se preparaba para ejercicios de artillería. El buque avistado visiblemente aumentó su andar, cambiando varías veces de rumbo y con manifiestas intenciones de cortar nuestra proa. Cuando el buque se acercó más, se le reconoció ser un destructor de bandera peruana, por lo cual ordené caer a estribor, cambiando ciento ochenta grados el rumbo. Simultáneamente también el enemigo cayó a estribor navegando luego con rumbo paralelo al nuestro. A las 11:25 horas, se ordena zafarrancho de combate y a las 11:30 horas el enemigo rompe los fuegos con un cañón de proa. Al ver el fogonazo del primer disparo, se ordena fuego, repeliendo al primer momento con un nutrido fuego de arti¬llería. El combate se prologó hasta las 11:46 horas, instante en que nos ocul¬tamos del enemigo tras la boca de Jambelí.
La contienda fue absolutamente desigual, pues se sostuvo la acción única¬mente con un cañón de 3" y dos antiaéreos de 20 mm., ya que el cañón de popa falló después del primer disparo, que posiblemente le impactó en la popa del buque atacante. También se cree que el cañón antiaéreo de popa hizo varios impactos en la superestructura del enemigo. Nuestro buque no sufrió daño alguno a pesar de que los piques del enemigo estaban correctos en deflexión y apenas 20 metros largos y cortos.
Es mi obli¬gación hacer conocer la heroicidad con que combatió la tripulación y en todo momento supo cumplir con su deber; como también la deficiencia del mate¬rial, pues de las pocas cargas que llevábamos solo respondieron el 30 por ciento.
Terminada la acción fondeamos en Puerto Bolívar a las 12:11 horas. Para mayor comprensión acompaño un croquis de los movimientos de los buques y los lugares exactos del combate.
5º. - Encontrándonos fondeados, a las 13:42 horas se rompen los fuegos contra dos aviones enemigos que tratan de atacar al buque, obligándoles a huir des¬pués de 15 minutos de nutrido fuego de artillería antiaérea. En espera de los aviones enemigos permanecemos en continuo movimiento frente al puerto, hasta las 16:00 horas, que volvemos a fondear.
6º. - A las 00:25 horas del 26 zarpamos obscurecidos y en zafarrancho de combate rumbo a Guayaquil, convoyando a las misma naves. Sin tener novedad fondeamos en este Puerto a las 07:29 horas, atracando a las 10:34 horas al muelle del Arsenal de la Marina".
7º. – Reconociendo el valor con que combatieron el Sargento 2º. Contramaestre Gavino Portocarrera, Cabo 1º. Enrique Portocarrero y Cabo 2º. Eduardo Hidalgo, quienes se encuentran arrestados en este buque, me permito insinuar a usted interceda ante quien corresponda para obtener la libertad de los detenidos.
8º. – También hago conocer a usted para que a su vez informe a la Superioridad la eficiencia y valerosa cooperación del personal del Grupo Antiaéreo que presta servicios en esta Unidad.
9º. – Debido al forzamiento de la caldera en el momento del combate, ésta ha sufrido un grave daño del que detalladamente informaré después.
10º. – Acompaño a la presente, los partes del tiempo navegando y de consumo de combustible y lubricante.

Honor y Patria
EL COMDANTE INT. DEL BUQUE

f) Rafael Moran Valverde
Teniente de Fragata


LISTA DE OFICIALES Y TRIPULANTES DEL CAÑONERO “CALDERON” QUE COMBATIERON EL 25 DE JULIO DE 1941, EN JAMBELI

OFICIALES: Teniente de Fragata, Rafael Morán Valverde (Comandante); Teniente de Fragata, Ing. Abraham Game B. (Jefe de Máquinas); Alférez de Fragata, César Endara Peñaherrera (Oficial de Detalla); Alférez de Fragata Manuel Nieto Cadena (Oficial de Cargo); Alférez de Fragata, Ing. Efraín Cornejo Sánchez (Oficial de Máquinas); Alférez de Fragata, Ing. Sergio Pazmiño Egas (Oficial de Máquinas); Alférez de Navío Sanidad, Víctor Ludeña Ontaneda (Cirujano); Alférez de Fragata – Oficial de Mar de 3ª., Alfonso Darquea Moscoso (Oficial Pagador); Alférez de Fragata – Oficial de Mar de 3ª., Víctor Morán Villena (Oficial de Cargo).

TRIPULANTES:
Sargentos Primeros: Daniel Ayora Lafebre (Contramaestre), Víctor González Yerovi (Artillero), Santiago Cantos Cordero (Maestre de Señales), José Chiguano Andagana (Mecánico), Jorge Campuzano Zea (Amanuense), Santos Avilés Maldonado (Mecánico).

Sargentos Segundos: Rosendo Quimí González (Radioperador), Gerardo Viteri Montoya (sastre), Humberto Mazón Valencia (Sanidad), Luis Falcón Villagrán (Mayordomo), José Velasteguí Romero (Cocinero).

Cabos Primeros: Gilberto Garcés Tamayo (Guardián), Oscar Gaspar Vivar (Artillero), Julio López Ortiz (Artillero), Martín Ayoví Cangá (Guardián), Tarquino Cifuentes Ruiz (Aceitero), Juan de Dios Barzola P. (Aceitero).

Cabos Segundos: Victor Alcívar Barreiro (Timonel), Juan Carrera Cabrera (Timonel), Manuel Morán Bodero (Aceitero), Rosendo Toral Zaruma (Cocinero).

Marineros Primeros: Francisco Montoya Alava ((Enfermero), Camilo Oñate Domínguez (Maniobras), César Zambrano Pérez (Maniobras), Cristóbal Cruz Suárez (Maniobras).

Marineros Segundos: Angel Arturo Salem (Artillero), Guillermo Ortiz Aguilar (Ayudante de Mayordomo), Higinio Malavé Abad (Artillero), Heriberto Albán Bosques (Maniobras), Luis V. Duque Peña (Artillero), Manuel Sánchez Bravo (Ayudante Aceitero), Olmedo Hurtado Guevara (Ayudante Aceitero), Gilberto Rodríguez.

Grumetes: Alejandro Martínez Moreira (Cocinero), José V. Jiménez Madrid (Mozo).

Prestando Servicios: Suboficial Manuel Moposa Villón (Mecánico), Sargento 2º. Gabino Portocarrero L. (Maniobras), Cabo 1º. Enrique Portocarrero L. (Maniobras), Cabo 1º. Washington Marquez Espinoza (Aceitero), Cabo 2º. Eduardo Hidalgo (Maniobras), Marinero 2º. Milton Plaza Escobar (Aceitero).

Personal de Artillería Antiaérea: Cabo 1º. Luis Muñoz, Cabo 2º. José Luis Valverde, Cabo 2º. Juan Chicaiza, Cabo 2º. Ernesto Jalón.

Conscriptos: Armando Baco Fiallos, Bolívar Pin, Aquiles Carriel, Gerardo Guncay, Carlos Carrera, Sixto Murillo.

Voluntario: Juan Nieto Sánchez

Honor y Patria
EL COMDANTE INT. DEL BUQUE

f) Rafael Moran Valverde
Teniente de Fragata


ANEXO “B”

LOS HÉROES DEL "CALDERÓN"

La nómina de la Tripulación consta en el Decreto Ejecutivo No. 1389, del 20-JUL-1949, expedido por el señor Galo PLAZA, Presidente Constitucional de la República, por medio del cual se les concede la Condecoración "Abdón Calderón" de Primera y Tercera Clase.

Por su importancia a continuación se transcribe dicho decreto.

Autógrafo
Hoy se expidió el siguiente Decreto Ejecutivo No. 1389

Galo PLAZA
Presidente Constitucional de la Republica,
C o n s i d e r a n d o:

Que el Combate de Jambelí constituye una acción honrosa para la Marina ecuatoriana; que todo el personal participante en dicho combate se distinguió por su serenidad y valor; y en vista de los méritos encontrados por la comisión especial investigadora,

D E C R E T A:

Art. 1.- Concédese la Condecoración "Abdón Calderón" de Primera Clase, a los siguientes Oficiales de la Marina de Guerra que combatieron a bordo del Cañonero "Abdón Calderón", contra el destructor peruano “Almirante Villar", el 25 de julio de 1941:

Teniente de Fragata Rafael Morán Valverde
Teniente de Fragata Ing. Abraham Game
Alférez de Navío Sanidad Dr. Víctor Ludeña Ontaneda
Alférez de Fragata Eje. César Endara Peñaherrera
Alférez de Fragata Eje. Manuel Nieto Cadena
Alférez de Fragata Efraín Cornejo Sánchez
Alférez de Fragata Ing. Sergio Pazmiño Egas
Alférez de Fragata de Cmsto. Alfonso Darquea Moscoso
Oficial de Mar de 3ª. Víctor Hugo Morán Villena

Art.2.- por haber tomado parte en el mismo combate, Confiérese la Condecoración "Abdón Calderón" de Tercera Clase, al siguiente personal de Tripulantes:

Sargento 1° Víctor González Yerovi
Sargento 1° Daniel Ayora Lafebre
Sargento 1° Santiago Cantos Cordero
Sargento 1° José Chiguano Andagama
Sargento 1° José Campuzano Zea
Sargento 2° Santos Avilés Maldonado
Sargento 2° Rosendo Quimí González
Sargento 2° Humberto Mazón Valencia
Sargento 2° Gerardo Viteri Montoya
Sargento 2° Luis Falconí Villagrán
Sargento 2° José Velasteguí Romero
Cabo 1º Gilberto Garcés Tamayo
Cabo 1º Martín Ayoví Canga
Cabo 1º Julio López Ortiz
Cabo 1º Tarquino Cifuentes Ruiz
Cabo 1º Juan de Dios Barzola Peña
Cabo 2º Juan Carrera Cabrera
Cabo 2º Víctor AIcívar Barreiro
Cabo 2º Oscar Gaspar Vivar
Cabo 2º Manuel MoIán Bodero
Cabo 2º Rosendo Toral Zaruma
Marinero 1º César Zambrano Pérez
Marinero 1º Cristóbal Cruz Suárez
Marinero 1º Camilo Oñate Domínguez
Marinero 1º Francisco Montoya Alava
Marinero 2º Heriberto Albán Bosques
Marinero 2º Ángel Arturo Salem
Marinero 2º Luis Duque Peña
Marinero 2º Olmedo Hurtado Guevara
Marinero 2º Manuel Sánchez Bravo
Marinero 2º Iginio Malavé
Marinero 2º Guillermo Ortiz Aguilar
Grumete Alejandro Martínez Moreira
Grumete José Jiménez Madrid

PRESTANDO SERVICIOS:

Suboficial Mecánico Manuel Moposa Villón
Cabo 1º Aceitero Washington Márquez
Sargento 2º Gavino Portocarrero L.
Marinero 2º Milton Plaza Escobar
Cabo 2º Enrique Portocarrero Lastre
Cabo 2º Eduardo Hidalgo

SOLDADOS DEL ANTI AEREO:

Cabo 1º Luis Muñoz y Luis Valverde
Cabo 2º Juan Chicaiza y Ernesto Jalón
Conscriptos Armando Fiallos, Bolívar Pin, Aquiles Carriel, Gerardo Cuncay, Carlos Carrera, Sixto Murillo.

Voluntario Juan Nieto Sánchez.

Art. 3.- Las preseas se entregarán en la ocasión que señalará el señor Ministro de Defensa Nacional.

Art.4.- El señor Ministro de Defensa Nacional, queda encargado de la ejecución del presente Decreto.

Dado en Quito, en el Palacio Nacional, a 20 de Julio de 1949.

30-ENE-1952, en la misma presidencia del señor Galo PLAZA, se expidió el Decreto No. 0164 por medio del cual se otorga la condecoración "Cruz de Guerra" a Jefes, Oficiales e Individuos de Tropa que han comprobado actuación destacada en la campaña internacional de 1941. La nómina contempla a personal de la Marina y del Ejército, entre los primeros se incluye a la Tripulación del cañonero "Calderón".

En la Orden General de la Armada No. 23 del 01-DIC-60, se publicó el Acuerdo del Honorable Congreso Nacional declarando Héroes Nacionales a la Tripulación del “Calderón”, el mismo que por su importancia histórica se transcribe a continuación:

Art. 1ro.- "El congreso de la Republica del Ecuador.- considerando.- que el 25 de Julio de 1941, para la vida de la República constituye fecha gloriosa, y significativa, pues, el buque de la Armada Nacional "Cañonero Abdón Calderón", bajo el mando del señor Capitán de Corbeta, don Rafael MORÁN Valverde, Oficiales y Tropa, con pundonor, lealtad y dignidad, en circunstancias que se encontraban en aguas adyacentes al canal de Jambelí, en el golfo de Guayaquil, libró cruenta y esforzada batalla naval en condiciones desiguales, derrotando al destructor de la Armada peruana, “Almirante Villar”.- Que la causa o motivo por las que se realizó esta contienda obedece al hecho cierto e indiscutible de que las fuerzas peruanas intentaron bloquear el puerto de Guayaquil, comprometiendo la seguridad del Estado. Que es de justicia que el parlamento ecuatoriano rinda los honores y privilegios que les corresponde a todos y cada uno de los Oficiales y Tripulantes de la citada acción naval de Jambelí, como corresponde en retribución de esta gloriosa acción.

Acuerda:

Declarar Héroes Nacionales a todos los Oficiales y Tripulantes que con singular acto de valentía derrotaron al destructor de la Armada peruana "Almirante Villar", el 25 de Julio de 1941, en el canal de Jambelí.- Dado en el salón de sesiones del H. Congreso Nacional, en Quito, a 10 de Noviembre de 1960.- f) Carlos Julio AROSEMENA.- Vicepresidente de la República.- Presidente del H. Congreso Nacional.- Gonzalo ALMEIDA Urrutia.- Secretario del H. Congreso Nacional".

Conozca el Portafolio de Servicios de Alejandro Rutto Martínez

4 comentarios:

Leotorrrrr dijo...

El Villar y el Bolognesi recibieron orden de interceptar un convoy escoltado por el Calderón que iba de Guayaquil a Puerto Bolivar. Pero el dato llego tarde, de modo que cuando ambos buques peruanos zarpaban ya el convoy estaba terminando de llegar a su destino. Cuando el Villar llego a la altura de la boca del canal de Jambeli, ya el Calderón estaba saliendo de regreso a Guayaquil. El Bolognesi aun no llegaba porque tenia un desperfecto en la maquina que le hacia andar a solo 10 nudos.

Entonces el Villar dio toda maquina y se dirigio al encuentro del Calderon. Avanzo a 20 nudos mientras descargaba su artilleria. Por su parte el Calderon forzo tambien su maquina al maximo tratando de regresar al estero, pues sabia que en aguas abiertas estaria perdido. La refraccion que habia en ese momento, asi como la velocidad y los giros impidieron que el Villar, pudiera acertar con su artilleria. En tanto que el calderon llego a horquillar al Villar, pero sin lograr impactos.(ojo que el mismo comandante Rafael Morán, dice que POSIBLEMENTE, impactaron) El Villar tenia una carta de navegacion de 1937 donde indicaba que aun habia fondo suficiente para seguir avanzando, pero siendo la zona de confluencia de aguas de mar con aguas de rio (esteros) y por tanto una zona receptora de numeroso material de deyeccion depositado por los rios y movido por las mareas, era una zona donde el perfil del lecho marino variaba y varia muy rapido y frecuentemente; ello podria costarle una varada al destructor Villar, que calaba mas que la cañonera Abdon Calderon. Por ello el comandante del Villar ordeno virar mientras se seguia haciendo fuego. El Abdon echo una gran columna de humo y los peruanos celebraron creyendo haberla impactado. Pero era que el Abdon al forzar la presion de sus maquinas habia hecho que estas botaran gran cantidad de vapor. Luego el Abdon quedo cubierto por la vegetacion del canal de Jambeli, de modo que el Villar solo pudo seguir canoneandolo por tiro indirecto, guiandose por la humareda.

Mientras el Bolognesi ya podia oir los disparos, pero aun no entraba a distancia de tiro.

Pero por radio habia llegado la orden de que ambos buques se replegaran a Zorritos, debido a que se habia interceptado una comunicacion radial ecuatoriana donde se indicaba que el Abdon habia pedido refuerzo de la aviacion ecuatoriana. Ante el peligro de que el destructor Villar y el crucero Bolognesi fueran atacados por aire, el alto mando prefirio que se replegaran a Zorritos. Asi que ambos buques cumplieron con la orden.

No fue mas que un incidente intrascendente, sin ninguna relevancia en la marcha de las operaciones. Cada buque hizo lo que tenia que hacer, el Villar intentar canonear al Abdon sin exponerse a una varada ni a un ataque aereo, y el Abdon regresar al estero antes de que el Villar pudiera cerrarle el paso e imponerse con su superioridad artillera en alta mar.

CillaMarie dijo...

Daniel Ayora Lafebre es mi bisabuelo!! Gracias por esto!!

ROSERO dijo...

Don Jorge Campuzano Zea es mi abuelo y me sintio muy orgulloso de su valerosa actuación en esta batalla que marco por siempre la vida no solo de nuestra familia sino de todos los ecuatorianos.

Norma Montoya dijo...

Don Francisco Montoya Alava es mi padre, me siento muy orgullosa de ser su hija, en nombre mio, de sus nietos, hermanos, tios, sobrinos y demas familiares agradecemos a la Armada del Ecuador.

Att

Norma Montoya
New York