viernes, 10 de octubre de 2008

El SENA apoya industria espacial

Bogotá, Octubre de 2008. El SENA está llegando más allá de lo que cualquier persona se puede imaginar y dentro de pocos años podría ser la única representación organizacional de Colombia en el espacio.

Este sueño es el resultado de una visión y unión que nació entre Tecnoparque–SENA y Mauricio Fonseca, Presidente de la agencia espacial colombiana privada AGESCOL, diseñador arquitectónico y astrónomo aficionado y quien actualmente está desarrollando varios proyectos de infraestructura y manufactura tecnológica enfocada al desarrollo industrial en el área espacial.

“Aunque Colombia no sea mundialmente reconocida, aparentemente por sus avances científicos, esto no quiere decir que el país no tenga proyectos de visión futurista muy aterrizados en cuanto al tema espacial se refiere, de hecho sus primeros avances, han sido exportar cerebros a otras partes del mundo”, afirmó el Presidente de AGESCOL, quien además ratificó que con su empresa persigue abrir la educación espacial privada inaugurando una carrera técnica y tecnológica a nivel curricular y académico.

El astrónomo y diseñador, tiene como principal objetivo la creación de un vehículo espacial reutilizable, conocido comúnmente como trasbordador espacial, diseñado para dejar carga útil en la órbita geoestacionaria y comercialmente, para fomentar turismo espacial en Colombia, gracias a que tiene una capacidad para transportar cuatro personas.

Si los estudios de este aficionado salen como espera, el vehículo estará en órbita en el 2012, y será un poco más largo que un alimentador de Transmilenio, costará cien veces menos que la propulsión de los cohetes a nivel global, generará empleo y producción empresarial e industrial aportando un avance tecnológico al país.

Este objetivo, denominado “Proyecto SUPERCONDOR”, fue el que cautivó la atención del SENA, ya que por primera vez la entidad abre sus puertas a la tecnología aeroespacial, y a través de Tecnoparque, apoya la investigación científica e industrial, la sistematización de la información, el desarrollo tecnológico, la ingeniería y la supervisión, buscando la realización del proyecto en forma real.

El reto de Mauricio, apoyado por el SENA, está fundamentado y tiene muchas proyecciones dado que la entidad cuenta con los recursos técnicos y tecnológicos y la infraestructura para hacerlo, como son: talleres de metalmecánica, soldadura, ingeniería electrónica, ingeniería mecánica y talento humano.

Mauricio Fonseca asegura, que la segunda fase del proyecto SUPERCONDOR será realizar el simulador del mismo, donde se entrenarán las personas que manejarán la máquina y donde se efectuarán los análisis de riesgos y viabilidad. Para este efecto, la misión espera contar con el apoyo de la Aeronáutica Civil, la Fuerza Aérea y las más de 600 empresas privadas de aeronáutica en el país.

Aparte de esta investigación, Mauricio Fonseca está desarrollando el hermano del SUPERCONDOR, otro vehículo espacial reutilizable llamado CONDOR–ULTRA, el cual dejará totalmente obsoleta la propulsión espacial a nivel global con el propulsor de energía Cinética, a mediano plazo, el cual es el resultado de 20 años de investigación tecnológica y científica, dirigida por el científico aeroespacial Mario Acosta Alarcón, ex-funcionario de la Agencia Espacial Europea (ESA) y miembro de la junta directiva de AGESCOL.

“Colombia tiene un gran patrimonio nacional que es la órbita geoestacionaria y el espacio ultraterrestre, y si se aprovechan correctamente, esto permitirá que el país participe en las últimas innovaciones tecnológicas del área espacial”, concluyó el inventor del SUPERCONDOR.

Analytic