miércoles, 10 de marzo de 2010

Fajardo se inscribe oficialmente a la Presidencia

Por: Raúl Brugés Fuentes

Este domingo catorce de marzo, los colombianos acudiremos nuevamente a las urnas, con el fin de elegir el nuevo congreso de la República tanto en el senado como en la cámara de representantes, a lo cual se suma la consulta para candidatos presidenciales del partido verde y conservador.

Pero para la Costa Caribe Colombiana, el ejercicio electoral y democrático del domingo, trae consigo un reto, al cual debimos medirnos hace siglos, pero por la proverbial desidia de la dirigencia política costeña, demostrada no solo por el servilismo ante el poder central sino por la penosa adhesión al paramilitarismo, entre otros males, negó la realización de esta vieja idea de regionalizar el Caribe Colombiano, proyecto que cuenta con muchos años de estarse “cocinando”, pero que hasta hoy, final y JUSTAMENTE, es una realidad.

Lo anterior es el resultado de unas herramientas jurídicas que nos otorga la Constitución Nacional del 91, pero que, insisto en ello, desde hace mucho tiempo en reiteradas ocasiones se hizo el intento de llevar a la práctica esta iniciativa que persigue, en primera instancia, el equilibrio en la desigual distribución de recursos que hace el gobierno central andino, el cual centra sus “políticas” de desarrollo en beneficio de sectores bien definidos en un triangulo cuyo vértice principal es la fría Bogotá, unida a Cali, pasando por el eje cafetero hasta Medellín.

Lo anterior, se ve reflejado en los bajos indicadores de calidad de vida que muestra la Costa Caribe en comparación con la media Nacional en variables tales como Salud, educación, generación de empleo, infraestructura y pare de contar. Pero lo más aberrante, es la asignación de recursos para obras de desarrollo, inversiones que horroriza comparar con las que se hacen a diario en Bogotá, Medellín o Cali.

Con todo, el proceso de regionalización no puede convertirse en un simple desligue de Bogotá para que se traslade a Cartagena o Barranquilla, ciudades cuya dirigencia está liderando el proceso de regionalización. Tal afirmación no es gratuita, sino el resultado de evocar experiencias tales como la creación del Canal regional “TELECARIBE” que debería llamarse más bien TELEBARRANQUILLA. En sus inicios, este proyecto tuvo como esencia, la difusión EQUITATIVA de la historia, la identidad, los valores folclóricos y culturales de una región que lo tiene todo: riquezas naturales, grandes personalidades en diferentes sectores del saber, las artes, creación de empresas, los deportes y un gran etcétera, que han contribuido al desarrollo de Colombia. Pero, cualquier día, este canal se BARRANQUILLERIZO a tal grado que programas tales como ESTELARES DEL VALLENATO, producido por Guajiros, desapareció de la programación y hoy, salvo excepciones, a quienes de vez en cuando sintonizamos el canal regional, solo vemos BARRANQUILLERADAS, el humor BARRANQUILLERO (tan distinto al nuestro en la Guajira), las notas sociales BARRANQUILLERAS, el carnaval BARRANQUILLERO, en fín.

Concluyo entonces, solicitándole a la dirigencia política de todos los departamentos del Caribe, se trabaje con tesón y SABIDURIA, en el establecimiento de unas reglas de juego claras, por ejemplo en lo atinente a la rotación de quienes asuman la gobernación regional; la presencia de todos por igual en los procesos de planeación de acciones conjuntas; los derechos de todos los departamentos y sus municipios, porque si bien es cierto que somos una región, en esencia tenemos algunas diferencias (nuestros hermanos Zenúes no tienen las mismas costumbres de los Wayúu, por citar un ejemplo), en fín, el reto es, por un lado, votar masivamente apoyando la iniciativa de región Caribe YA, pero con equidad e igualdad, para que avancemos de verdad hacia el progreso de una región que merece su autonomía en contraprestación a lo mucho que le ha dado a Colombia, nuestro país, del cual todos nos sentimos inmensamente orgullosos, Gracias a Dios…


COLOFON: Ojo Maicaerso, esta es la oportunidad de conseguir nuestra reivindicación comercial, industrial, el puerto seco, punto de atracción turítica y una legislación REAL fronteriza… Pilas con eso….

Analytic