martes, 4 de agosto de 2009

Maicao: el comercio cerrado por temor de nuevos disturbios

Así permanecen desde esta mañana los locales comerciales del centro y del mercado de Maicao. Sus propietarios temen una nueva agresión de una turba descontrolada que se formó ayer durante la protesta de vendedores informales de gasolina.

Maicao-. El comercio de esta ciudad luce hoy como el 1° de enero o el viernes santo: completamente cerrado. En este caso no se trata de las vacaciones de año nuevo o de Semana Santa sino del temor de los comerciantes a nuevos disturbios y a sufrir las consecuencias de los vándalos tal como ocurrió en el almacén "El Gran Punto" que fue totalmente saqueado por una enfurecida turba que no pudo ser controlada por las autoridades.

Los establecimientos comerciales abrieron hoy como de costumbre, aunque la tensión se sentía en todas partes. A eso de las 9 de la mañana en el mercado público corrió la voz de alerta de que un grupo de vándalos se dirigía hacia ese lugar con el fin de continuar los saqueos iniciados el día anterior.

En cuestión de pocos minutos los depósitos, las colmenas, las carnicerías y todos los locales comerciales fueron cerrados en prevención de lo que pudiera suceder. La noticia llegó al centro y todos los almacenes, y pequeños negocios estacionarios cerraron también sus puertas, aunque los propietarios y empleados quedaron en las afueras de los mismos a la espera de noticias.

En diversos puntos se escucharon disparos y varios tanques del ejército comenzaron a patrullar las calles del centro y a situarse en algunos sitios estratégicos como la alcaldía municipal y las oficinas de la DIAN.

Por otra parte u nutrido grupo de la policía antidisturbios patrullaba a pie por las zonas donde había mayores tensiones.

Los empleados y propietarios de establecimientos se dirigieron al local donde hasta ayer a las 7 de la noche funcionara el almacén "El Gran Punto" a expresarle su solidaridad al propietario Elkin Ríos quien con la melancolía propia de quien atraviesa esta situación, recibía el abrazo de sus amigos y colegas.

A esta hora se espera la finalización de un consejo de seguridad extraordinario que se inició desde las primeras horas de la mañana.

Maicao está con sus puertas cerradas como raras veces. Y, según un anónimo ciudadano, también está de luto, porque, según desde ayer comenzó a morirse la cordura del pueblo.

Analytic