jueves, 17 de noviembre de 2011

Vivamos la vida sin ningún complejo



Conozca el Portafolio de Servicios de Alejandro Rutto Martínez

Algunos lo llaman complejo de inferioridad y otros lo denominan como una baja autoestima. ¿No has sentido a veces un poco de desánimo? ¿Te ha acosado en alguna ocasión el desánimo, y un sentimiento opresivo que te lleva a afirmar algo así como “nada me sale bien” o 2yo no sirvo para eso”? Si lo anterior te ha pasado una o dos veces no es un caso preocupante, pero si es una constante en tu vida más vale que le prestes atención al asunto y hagas un esfuerzo para superar una situación que es causada por la falta de confianza en ti mismo.

No creer en sí mismo, no intentar nada por temor a que salga mal y la crítica te haga objeto de su artillería, un miedo permanente y casi siempre injustificado, el sentirse menos que los demás…son algunos de los síntomas asociados a la falta de confianza en sí mismo, uno de los males que más impiden el desarrollo de los talentos y la obtención de logros de las personas.

¿Cómo reponerse de un mal que hace tanto daño? ¿Cómo superar esos temores que limitan la vida de una persona y le impiden alcanzar su victoria personal? De lo que se trata es de remplazar la falta de confianza por el antídoto más eficaz para éste y otros impedimentos del crecimiento personal. Ese antídoto es la fe: fe en Dios y en sí mismo. Una fe fuerte y poderosa pero en el orden en el que lo hemos escrito: en Dios y en usted mismo. No se trata de tener una fe simple como la de decir “yo creo en Dios” y esperar que todo se solucione. Tampoco se trata de repetir una y otra vez frases como “sí puedo” u otras por el estilo. De lo que se trata es de llenar de fe tu mente y tu corazón. Llenar con mayúsculas, o sea, de manera firme y verdadera.

La fe significa creer pero con fervor. Es dar por hecho aquello que se está esperando, por la confianza que se tiene en un poder superior y en nuestra propia capacidad para afrontar cada uno de los desafíos a los que nos vemos enfrentados con regularidad. La Biblia define la fe como la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11:1) En el texto figuran dos palabras que son muy importantes: certeza y convicción.

El diccionario de la real Academia Española define la certeza como “conocimiento seguro y claro de algo” El conocimiento seguro y claro excluye toda duda, prescinde de la incertidumbre y aleja las confusiones. La segunda entrada del diccionario para el término certeza es “firme adhesión de la mente a algo conocible, sin temor de errar” Léase bien cada palabra, pues todas tienen un profundo significado: la firme adhesión a algo conocible y la parte final “sin temor a errar”, le da más sentido al poder de la fe en relación con el futuro, un futuro que se asume como si YA hubiera ocurrido.

Por otra parte, la convicción es una idea a la que se está fuertemente adherido, sin que exista la posibilidad de cambiarla de un momento a otro.

Si desarrollas tu fe en Dios y en ti mismo vas a tener un cambio notable en tu forma de pensar y de ver el mundo. Y los complejos y la inseguridad harán lo único que les queda por hacer: alejarse de ti porque tu mente y tu corazón no volverán a admitirlos y tendrán que hospedarse en algún otro lugar, muy lejos de tus pensamientos.

Conozca el Portafolio de Servicios de Alejandro Rutto Martínez


hit counter dreamweaver


hit counter dreamweaver

hit counter dreamweaver

Analytic