martes, 12 de mayo de 2009

Una visión diferente

Por Cesar Augusto Roncallo Salcedo

En el transcurso de mis desvalidos años de investigación, de mirar al hombre despojándolo de halo de divinidad que nos hemos arrogado al pensar que no nos equivocamos, que estamos muy por encima de las demás especies, solo porque a alguien se le ocurrió decir que hemos sido a imagen y semejanza de un Dios que solo hizo al hombre bajo este parámetro más no a los demás seres de la creación.

Desde este punto de vista me atrevo a preguntarme entonces para que creo a un universo tan diverso si solo en su visión era valido como ser el hombre, precisamente el mas irracional de los racionales que en su afán de mentirse se ha inventado toda suerte de estrategias para consolidarse como ser supremo material sobre la tierra, a quien se le concedió el derecho de modificar, interpolar, quitar, sumar, restar y multiplicar porque él la obra suprema.

El hombre en el transcurrir de su historia de vida solo ha caminado hacia su propia destrucción y esto solo lo ha logrado por su adición al poder, ello lo ha conducido a refinar diferentes métodos, uno de ellos es la conocida lucha por la competitividad y las competencias comparativas entre si, ha instituido dentro del proceso de adquisición del conocimiento las llamadas especializaciones en las diferentes aéreas del saber.
Ingenuamente cree que este método de puesta en práctica del conocimiento es un conductor básico de la Globalización. Nada más erróneo, ya que solo ha conseguido el fragmentarlo en ínsulas, dividirlo en parcelas de carácter independiente.

Es conocimiento científico es una herramienta sectorial de competición por el poder, de dominio de los mas fuertes, no en vano se dice que quien tiene la información tiene el dominio sobre los demás. Este poder así adquirido es frágil pues deja muchos flancos expuestos en forma débil.

El conocimiento heterodoxo permite una visión diferente de cómo se desarrolla la evolución de los procesos que conducen a la evolución de los seres , de los ambientes y de las simples cosas que utilizamos, permite entender el que las leyes naturales evolucionan con los cambios que se dan en el bioma tierra y a su vez provocan las sinergias evolutivas de los seres vivos, y en una espiral dialéctica los seres vivos cooperan con los cambios de las anteriores en el transcurrir del tiempo y de generaciones.

La vida es dinámica, no se detiene jamás, lo cual implica que no se puede observar desde un solo punta de vista y mucho menos estático, quien estudia la vida y sus manifestaciones debe tener una visión holística.

Quiero dejar en claro que no estoy en contra de los profesionales especializados, estoy en contra de las especializaciones a ultranza, pero si quiero hacer énfasis en la imperiosa necesidad de formar profesionales con énfasis en cualquiera de las áreas pero con una visión mas universal del conocimiento, un profesional con un saber tan flexible que pueda entender las interrelaciones que se dan entre lo generador de vida y lo no generador de la misma, ante esto vale preguntarse.

De que le sirve a la sociedad un ingeniero que sabe muchísimo de construcción de carreteras, que sea el mejor en este campo si no tiene la sensibilidad de entender las sinergias que se dan en el ecosistema que ha de intervenir, si para el la practica de su profesión no le permite inferís los daños que ocasiona, en esta visión la carretera podrá ser la mejor autopista, pero a su vez es la mas grande ecosida, como en el caso de la carretera de Ciénaga a Barranquilla, que ha sido la protagonista de un de los hechos mas lamentables de nuestra historia reciente.

De que nos sirve un abogado que antes de defender un reo no investiga las motivaciones que provocaron el delito, antes de asumir su defensa, recordemos que el hombre como animal puede reaccionas ante estímulos diversos y que de ellos su condición de presa y de predador puede llevarlo a acciones extremas, bien para adquirir una presa o bien para eludir al predador.

Que nos puede aportar un arquitecto que en sus diseños solo contempla la belleza del concreto pero no lo armoniza con el paisaje ni tiene en cuenta los espacios suficientes para que la vivienda se convierta en el sitio de solaz, capaz de atenuar el stress que la sociedad tecnocrática nos provoca, o no sabe que nuestras funciones fisiológicas se armonizan mas cuando nuestro nicho ecológico es confortable.

Podría seguir enumerando ejemplos que nos ilustran más sobre el particular, pero no es el propósito. Al igual que Lynn Margulis no me veo ni me siento haciendo resistencias a las ciencias desde un punto de vista, tal vez diferente al común, no solo quiero exponer argumentos quizá validos que conduzcan al cambio de actitudes de loa academicistas, creo incuestionablemente en la critica basada en el conocimiento relevante, es buena y estimulante para los científicos, por eso la practico y expongo sin ambages.
En los diferentes ejercicios de las profesiones existen valiosos especialistas con visión unidireccional pero solo son eso y muy a menudo se equivocan, para subsanar sus falencias se han inventado los grupos interdisciplinarios de trabajo que solo conforman cuando el error es cometido para mitigarlo y dejar de lado la necesidad de tener una visión de campo mas amplia que impida la equivocación y sus consecuencias. El problema no consiste en quien adquiera más o menos conocimiento especializado sino quien puede encarar los problemas del ejercicio profesional con visión más holística, sin ser un todero que chapucea en forma empírica en su ejercicio profesional. Si me equivoco en mi expresión entonces porque las ciencias medicas han resuelto volver al medico de familia como soporte esencial e indiscutible de los especialistas. El medico de familia conoce la genética, la psiquis, la fisiología, el comportamiento individual y de grupo de la familia y la ubica en el contexto de un medioambiente, analiza sus interacciones y diagnostica, no así el especialista que solo mediante el análisis frio, escueto de unos resultados de laboratorio o de estudios radiográficos emiten sus conceptos como lo hace un mecánico ante un carro.
El hacer del conocimiento científico de las diferentes disciplinas parcelas inconexas, es no conocer la historia del desarrollo de las mismas, es negar que tienen una filosofía y un proceso de evolución. Por ello ahora solo se valora la novedad. Lo que es de cierto tiempo atrás se le quiere dejar en el archivo de lo inútil y esa es una de la más gran tontería que la soberbia del hombre ha podido emprender. Desconocer lo los investigadores hicieron en el pasado reciente es negar que su produccion ha servido de punto de partida y de sostén para lo actual y su vigencia sigue siendo monolítica e indestructible. Se podrá ampliar y modificar los conceptos extraídos en el ayer, pero su esencia se mantendrá. La tendencia de hacer las mencionadas ínsulas es poner barreras infranqueables entre los dos campos el ecléctico acostumbrado a reunir una a una las piezas del rompecabezas con dedicación y tesón de artesano y el purista que sus normas, métodos, fichas de control y demás parafernalia que en la mayoría de los casos solo alcanza a visionar la punta del iceberg cuando ambos encaran el mismo interrogante. La existencia de cierto tribalismo en el campo del saber permite que por un lado el investigador conciba su conocimiento como una propiedad particular cuando la verdad es que este pertenece al la sociedad humana, por ello se han admitido los derechos de autor y pro otro lado los unos no comprenden lo que dicen los otros y se dificulta la difusión del saber. Cada uno de los seguidores de estas prácticas están encerrados en sus respectivos dominios y no perciben lo que ocurre fuera del él con claridad meridiana.
La pregunta obligada es ¿Que hacer?

Centremos nuestra visión en la simbiogénesis de cada proceso, es decir en el análisis de los cambios atravez del tiempo de todos los elementos componentes que intervienen en el desarrollo de los tiempos de vida de las especies y los individuos, modernicemos en cada instante nuestro pensar y sentir, para que podamos entender el verdadero papel que el hombre a jugado en los diferentes cambios que el bioma tierra muestra, y cual debió ser y cual debe ser a partir de la fecha en que hagamos conciencia de la vida nosotros mismos y de de los demás seres. Podría pensar que la vida en su sinergia permanente no de acabara en la hecatombe que hemos desatado, y que surgirá como otras formas tal vez mas avanzadas, pero si puedo estar seguro que el presuntuoso hombre como tal va camino a la desaparición.

Analytic