sábado, 1 de octubre de 2016

Las seis derrotas más dolorosas de la historia

La derrota de ayer de Francia en la final de la Eurocopa 2016 fue una de las más dolorosas de selecciones de alto nivel actuando en condición de local, pero no es la única. 

Los equipos grandes tienen encima una gran presión: el público espera que ganen y la prensa registra como fracaso cualquier resultado distinto a la victoria. 

Pero los torneos internacionales se diseñan de manera que al final haya un solo ganador y muchos perdedores.   

Las derrotas más dolorosas son aquellas que sufren los grandes, sobre todo, cuando son organizadores en los que desde un principio aparecen como favoritos.

A continuación un apasionante recuento de las seis derrotas más dolorosas de la historia para selecciones nacionales que actuaban en condición de local: 


6.   Portugal pierde final de la Eurocopa 2004 en Lisboa, su capital

Portugal organizó la Copa de Europa con el fin de ganarla por primera vez en la historia. Organizó una poderosa selección encabezada por el astro del Barcelona y el Real Madrid Luis Figo e integrada además por figuras como el portero Ricardo, los consagrados Rui Costa y Nuno Gómez,  el volante Deco y la joven promesa Cristiano Ronaldo. 

Además,  contrató al brasilero Luis Felipe Escolar, quien había sido campeón del mundo tan solo dos años antes dirigiendo a la Selección de su país.

En la primera ronda los lusos perdieron con Grecia y le ganaron a Rusia y España; En cuartos de final venció a Inglaterra por lanzamientos desde el punto penal y en la semifinal superó 2-1 a Holanda.
El 4 de julio del 2004 la selección local estaba en el partido soñado y enfrentaría a la humilde selección de Grecia que los había sorprendido en la primera fase.

El juego tuvo lugar en el estadio Luz de Lisboa con sus 63000 localidades ocupadas en gran parte por seguidores de la selección local. Todo estaba servido para que Portugal fuera campeón, pero Grecia desarrolló un fútbol ultradefensivo, fiel a su filosofía. En el minuto 57 la selección helénica cobra un tiro de esquina y Charisteas envía la pelota al fondo de la red para el 1-0.  Portugal se fue con toda su artillería pero no pudo igualar.

Al final Grecia ganó el partido por la mínima diferencia y se alzó con su primera y única Eurocopa, en lo que se considera una de las más grandes sorpresas del fútbol si se tiene en cuenta que no contaba con favoritismo ni con las grandes estrellas de sus rivales.

En el estadio y en todo el país quedó lista y frustrada la fiesta de celebración. El dolor invadió a los asistentes al estadio y a los hinchas que esperaban ganar en casa su primer torneo importante.


5.  Francia pierde ante Portugal en París y el mismo estadio en donde había ganado la Copa mundo

Es el 10 de julio del 2016 y Francia, un equipo de fútbol brillante y de un excelente juego colectivo, con figuras como Sagna, Evra, Pogba, Sissoko y Griezman, enfrentará a Portugal en la final de la Eurocopa en el estadio Saint-Denis, en París, el mismo en que la selección gala se había coronado campeón del mundo 18 años atrás al vencer 3-0 a Brasil.

El equipo local es amplio favorito ante una escuadra de Portugal que superó la fase de grupos sin ganar un solo partido y que luego superó a Croacia en tiempo de Prórroga y a Polonia en lanzamientos de tiros desde el punto penal, para mostrar después todo su poderío al derrotar a Gales 2-0 en la semifinal.

Francia llega al partido definitivo como favorito gracias a su localía, a la calidad de sus figuras y al poder mostrado en las fases previas. En el primer tiempo Cristiano Ronaldo se lesiona en la rodilla y sale del partido, con lo que Portugal pierde gran parte de su poder ofensivo. Francia lleva la iniciativa en todo el partido pero no puede anotar.

En el tiempo de prórroga Portugal toma la iniciativa y se adueña del dominio del balón.  En la segunda parte de la prórroga Éder anota el único gol del partido y Portugal se alza con el trofeo que había perdido 12 años antes en su propio territorio.

Las cámaras de la televisión muestra a un Cristiano Ronaldo cojeando pero sonriente  y una ruidosa celebración de todo el equipo. Mientras tanto el rostro acongojado de Griezman simboliza la tristeza colectiva de un país que organizó todos los detalles de uno de los mejores torneos de la historia, pero que no pudo quedarse con el premio mayor al que aspiraba: ganar la Eurocopa.

Francia 0- Portugal 1, es la quinta derrota más dolorosa para selecciones nacionales en condición de local.


 4. Italia pierde con Argentina en la semifinal de Italia 90

Italia organizó el mundial de 1990 con la idea de que fuera el mejor torneo de la historia y con la intención de que la Squadra Azurra ganara por cuarta vez la Copa Mundo que ya había obtenido en el anterior mundial organizado en el país, en 1.934, y en los mundiales de Francia (1938) y España (1982).

En la fase de grupos los locales se impusieron sin mayores problemas a Austria, Estados Unidos y Checoslovaquia.

En octavos de final venció 2-0 a Uruguay, lo que le permitió llegar a cuartos de final con su valla invicta y derrotar a Irlanda por la mínima diferencia, lo que le significó su paso a semifinales, fase en la que enfrentaría a Argentina, que venía de derrotar por lanzamientos de tiros desde el punto penal Yugoslavia.   Salvatore  “Toto” Schillaci adelantó a Italia en el minuto 17 del primer tiempo para despertar la locura en el estadio de Nápoles. Sin embargo, en el minuto 67 Claudio Caniggia logró la paridad a un tanto y así terminaron los 90 minutos reglamentarios, por lo que fue necesario jugar 30 minutos de prórroga en los que no huno anotaciones.

Este resultado obligó a desempatar mediante lanzamientos de tiros del punto penal, instancia en la que el portero argentino Sergio Goycochea se convierte en héroe al detener las ejecuciones de Roberto Donadoni y Aldo Serena. Argentina acierta en sus cuatro cobros a través de Serrizuela, Burruchaga, Olarticoechea y Maradona, para un resultado de 4-3 en la serie.

Los sudamericanos celebraron su paso a la final mientras los locales derrotaron una amarga derrota que nunca estuvo en sus cuentas y que lo marginó de jugar la anhelada final que se jugaría en el estadio Olímpico de Roma.

En el partido definitivo Argentina cayó 0-1 frente a Alemania, mientras que Italia se conformó con el tercer  puesto al derrotar a Inglaterra.

Continuará...

Lea la segunda parte de esta apasionante crónica


¿Qué otras derrotas crees que merecen estar en este listado?


Continuará...

Analytic