miércoles, 3 de agosto de 2016

El profano

Escrito por: Hernán Baquero Bracho

Persona Que carece de experiencia o conocimientos en una determinada materiaEs la definición más precisa que podemos dar al gobernador encargado de La Guajira, el súper intendente de Notariado y Registro, el paisa Jorge Enrique Vélez García. Como ha llegado al departamento disque a dar clases de ética, de transparencia y de cultura general especialmente de la nuestra donde carece primero de experiencia y más grabe aun de conocimientos de nuestras costumbres y por encima de todo de nuestra cultura.

Se nota a leguas que no conoce el pensamiento y el actuar de los guajiros. Expresar de manera irresponsable por un medio de comunicación que los guajiros no pensamos como colombianos es una falsedad que no tiene nombre. 

Si ha sido el mismo Estado Colombiano quien por centurias olvidó a esta región de la patria. Si el mismo gobierno nacional hasta el año de 1975 con la firma de comercialización de el cerrejón entre Carbocol e Intercor fue que vino a colocar su mirada a la península guajira y con todo eso y toda la historia que el país conoce del abandono aberrante en que tuvo el Estado  a esta región, nunca nos sentimos avergonzados de ser colombianos, siempre hemos amado a este gran país a pesar de tanta ignominia por parte de ese centralismo asfixiante en que nos ha mantenido un gran sector del poder central salvaje y odioso para La Guajira y los guajiros.

Al no existir la presencia del Estado Colombiano, Venezuela a través del Estado del Zulia hacía esa presencia, especialmente en el cono sur del departamento y si miráramos más atrás, lo primero que aprendimos fue a cantar el himno de Venezuela y no el de Colombia por el mismo abandono y la ignorancia en que nos tenía el gobierno nacional. 

Todos los parques del sur de La Guajira fueron construidos por el Estado del Zulia  y a pesar de ello, nuestro amor por Colombia nunca decreció al contrario aumentó  gracias a unos dirigentes de la época que se mantuvieron incólumes en ese fervor y en ese sentido de pertenencia a nuestro país.

El contrabando ha sido una actividad normal que  hemos desarrollado los guajiros desde los tiempos de la colonia. Esa actividad se ha mantenido por centurias, pero es debido al mismo abandono del estado colombiano y los guajiros para sobrevivir  continuaron utilizando este medio informal como mecanismo de su economía. 

El profano o el gobernador encargado se nota que no conoce nuestras costumbres, ni mucho menos nuestra cultura y más aún la palabra empeñada y los valores, muy a pesar de que un sector minoritario se hayan robado  descaradamente los recursos de todos los guajiros, con la complicidad de los organismos de control que fueron coparticipes de los delitos de corrupción y se han contaminado con este mismo vicio. 

No podemos negarlo que la corrupción en La Guajira ha aumentado de una manera tal que es difícil de taparla y hoy junto con el Chocó, la ostentamos de una manera muy visible y lógico hay que atacarla con todo y proteger los derechos de los más vulnerables.

En sí con la llegada del profano, se ha acrecentado más la crisis. La forma de atacarnos, de censurarnos, de expresar más con el corazón que con la cabeza demuestra  un odio enfermizo hacia esta región de la patria. 

¿Y si tanta vergüenza siente de nosotros, por qué no se va? ¿O serán otros intereses que lo mantienen atornillado a un cargo donde se siente como un virrey y estuviera haciendo remembranza a los tiempos de la Colonia? 

Los intereses de la Colonia de los españoles de marras eran otros y nuestros valientes guajiros los expulsaron de su territorio. Ahora los intereses del virrey Vélez García van encaminados a los parques eólicos que grandes inversionistas harán en La Guajira, de eso no hay la menor duda. 

El profano llegó pisando fuerte en lo relacionado a irregularidades contractuales y en eso si le damos todo el apoyo, pero que venga a denigrar de todos nosotros y en nuestras propias narices, eso no podemos permitirlo y merece todo el rechazo de los guajiros.

Analytic