viernes, 15 de enero de 2016

Sublime noche

Sublime fue esa noche,
en la que todos se enteraban,
de que un angelito
en camino estaba.

Entre alegrías y nostalgia,
Entre llantos y sonrisas,
fue como todos reaccionaron al oír
“ha nacido, y es una hermosa niña”.
Ella, tan rosadita, tierna y delicada.
Como el pétalo de un clavel.

Ayer te vi, en una mañana soleada,
donde los pájaros cantaban,
 las rosas besaban la brisa,
y tú, con tu limpia  mirada
observabas a la inmensidad.                                                                                     
Hoy estas aquí, en tu sublime noche,                                                                                                          con tu soberbio vestido azul                                                                                                                                    y esa sonrisa que siempre llevas contigo. 


Hoy sigues siendo una niña,                                                                                                                         pero también toda una dama.                                                                                                                      No te olvides nunca de amar a Dios,                                                                                                                     de ser siempre tu; esa niña tierna y delicada.


Ernesto Rutto Ortega
Para una quinceañera
                                                
free hit counter                                                                                                                                                                                                                                 
    
free hit counter

Analytic