martes, 17 de noviembre de 2015

Colombia frente a Argentina: otro partido para la historia

Alejandro Rutto Martínez

Crónica escrita en Maicao

Los partidos entre Colombia y Argentina siempre serán un acontecimiento, pero más para nosotros que para ellos. Los argentinos consideran que sus únicos clásicos los juegan contra Uruguay y Brasil y contra Colombia es un partido más que, suponen, deben ganar siempre, sí o sí.   Pero para los colombianos jugar contra los gauchos, no es lo mismo que cuando enfrentamos a otra selección. Y todo, por el histórico partido del 5 de septiembre de 1.993 cuando los derrotamos por 5-0 en el estadio monumental, contra todos los pronósticos. Por esos días Maradona dijo que la historia estaba bien y la historia decía que Argentina siempre estaba arriba y Colombia abajo. Pero como la historia se hizo para cambiarla, los colombianos se emplearon a fondo y consiguieron un resultado que no estaba en los pronósticos más optimistas del más optimista de los colombianos. 

Ese 5-0 casi mandó al olvido otros resultados importantes obtenidos por Colombia ante la albiceleste como la victoria 2-1 en la disputa por el tercer puesto en la Copa América de 1.987, realizada, precisamente, en territorio argentino y el 2-1  obtenido en la misma eliminatoria de Estados Unidos 94 en juego disputado en el estadio Metropolitano de Barranquilla

A ese partido quiero referirme, pues se trata de una de nuestras pocas victorias ante los bicampeones del mundo, en condición de local. 

Recuerdo muy bien ese 15 de agosto de 1993. Colombia venía de un pálido empate como local ante Paraguay y de una sufrida victoria ante Perú como visitantes.  El sistema de puntuación concedía dos unidades por cada victoria y una por empate, de manera que nuestro seleccionado sumaba tres puntos. Una victoria le permitiría llegar a cinco puntos y convertirse en líder de la clasificación

Por esos días falleció en Maicao el señor Efraín Isenia Deluque, pariente muy cercano de mi mamá y el sepelio se programó para el 15 de agosto, el mismo día y a la misma hora del partido. Muchos amigos y hasta familiares decidieron brindar su apoyo moral a la familia pero se quedaron viendo el partido por televisión. Otros cumplimos con el deber familiar pero fuimos la precaución de llevar un radio pegado a la oreja, para seguir las incidencias del juego.  Camino hacia el Cementerio Colombo Árabe, cuando íbamos por la Y, supimos del primer gol de Valenciano y tuvimos que hacer un verdadero esfuerzo para contener la alegría en medio de la solemnidad y tristeza del momento. 

Un poco después estábamos en el Cementerio, pendiente de los familiares a los que aún no habíamos dado el pésame y de las incidencias del emotivo choque en el Metropolitano. Así nos enteramos de que a Valenciano le anularon un segundo gol por fuera de lugar y de que Colombia era muy superior a Argentina pero no era capaz de ampliar la diferencia. 

Finalizadas las honras fúnebres tuvimos tiempo de regresar a casa y ver la magistral asistencia del "Pibe " Valderrama para que éste anotara el segundo gol y diera un poco más de tranquilidad a los aficionados. También vimos la expulsión de Diego Simeone a los 77 minutos y el gol de descuento de Ramón Ismael Medina Bello, cuando faltaban dos minutos para el final.  Colombia se encaramaba en el primer lugar del grupo y le quitaba a Argentina un invicto de 33 fechas en partidos internacionales. 

Colombia era dirigido por Francisco Maturana, quien era acompañado por su asistente Hernán Darío Gómez. Ese día, en nuestra más "reciente" victoria sobre Argentina en condición de local en Barranquilla,  nuestro equipo formó con Oscar  Córdoba, Luis Fernando Herrera, Luis Carlos PereaAlexis MendozaWilson PérezHarold Lozano, Hernán GaviriaFreddy Rincón, Carlos ValderramaAdolfo Valencia e Iván Rene Valenciano. En la etapa complementaria ingresó Faustino Asprilla.

Después de ese partido Colombia igualaría 1-1 con Paraguay en Asunción y vencería 4-0 a Perú en el Metropolitano antes de conseguir el legendario 5-0 ante Argentina en el monumental y clasificar de manera brillante al Mundial de Estados Unidos. 

Ojalá hoy pongamos fin a 22 años de ayuno y consigamos una nueva victoria ante los subcampeones del mundial de Brasil. Sería el mejor estímulo para que los nuestros cierren con buen ánimo el año futbolero y veamos más cercana la clasificación al mundial de Rusia.  La consigna de hoy es ganar y ganar ojalá sin tanto sufrimiento en Barranquilla


frontpage hit counter
frontpage hit counter

Analytic